Dos consejos para un verano sin plástico

DOS CONSEJOS PARA UN VERANO SIN PLÁSTICO

Ya empieza el buen tiempo, se acerca el verano y con ello, si nos dejan, empezaremos a comer helados en la calle, tomarnos un batido en una terraza o un mojito en nuestro pub favorito. Por eso te traemos dos consejos para enfrentarte a un verano sin plástico.

CONSEJO NÚMERO UNO

¿Necesitas una pajita para beber? Si tu respuesta es no, simplemente pide tu bebida sin pajita. Es muy sencillo, pides un zumo de naranja sin pajita o un batido de fresa fresquito sin pajita. Si tu respuesta es sí, entonces te vamos a hablar de las alternativas que existen a las pajitas de plástico. Ahora hay en el mercado pajitas de acero (vienen con su propio cepillito para limpiarlas por dentro), de bambú ecológico, incluso de papel biodegradable. Te aconsejamos las dos primeras, principalmente porque son las que podrás reutilizar. Se venden cada vez en más tiendas y supermercados de productos ecológicos.  Llévalas contigo este verano y disfruta de tu bebida favorita con pajita.

Di no a un verano con pajitas de plástico
Di no a las pajitas y cucharillas de plástico.

CONSEJO NÚMERO DOS

¿Sabes ese momento en el que sueñas con comerte un helado y justo pasas por delante de una heladería? ¿Ese momento en que tu felicidad se ve un poco eclipsada porque no tienes muy claro si prefieres el helado de vainilla o del nuevo sabor que aún no has probado? Pues en ese momento es donde tienes que elegir también si quieres el helado en cucurucho o en tarrina. Es posible que en la primera opción te planten una cucharilla de plástico, pero en la segunda seguro que va el helado con el trozo de plástico. Así que según pides el helado hay que decir: “sin cucharilla, por favor”. ¿Y con qué me como el helado? Pues con la cucharilla que llevas para esas ocasiones. Con una cucharilla, aun siendo de plástico, puedes pasar veranos y veranos.

Disfruta tu helado sin plástico
Disfruta de tu helado sin plástico

Como ves esta entrada  va de REDUCIR y REUTILIZAR. Puede que estés pensando que no son grandes consejos los que has leído, pero fíjate este verano en cuántas pajitas y cucharillas de plástico se utilizan durante unos minutos para luego abandonarlas en cualquier rincón. El residuo que no se genera no se tiene que gestionar.

Día de la biodiversidad

DÍA DE LA BIODIVERSIDAD

Hoy, 22 de mayo, es el día internacional de la biodiversidad. Así que queremos hablarte sobre la importancia de la biodiversidad y de la ecodependencia. Cuando hablamos de biodiversidad hablamos en realidad de todas las especies y todos los ecosistemas del planeta. Hablamos de la diversidad de especies, de la diversidad dentro de una misma especie, así como de la diversidad de ecosistemas. Es fundamental saber que esta diversidad es fundamental para la supervivencia del planeta y de todos los seres vivos que lo habitan.

Las personas, como seres vivos,  somos dependientes de esta diversidad y al mismo tiempo formamos parte de la misma, lo que nos convierte en seres ecodependientes. Es decir, necesitamos de la naturaleza y nuestra supervivencia está condicionada por ella. Necesitamos a las plantas, los animales, las bacterias, dependemos del agua y del sol para seguir existiendo.

Mariposa polinizando una flor. La acción humana está provocando la pérdida de la biodiversidad en nuestro planeta.
Mariposa polinizando una flor

LA PÉRDIDA DE ESTA BIODIVERSIDAD

La acción humana está provocando la pérdida de la biodiversidad en nuestro planeta. Estamos matando especies y llevándolas a la extinción, contaminamos ríos y mares, quemamos y talamos bosques, generamos niveles de polución altísimos en el ambiente, estamos generando sistemas de producción que favorecen el monocultivo,… todas estas prácticas están acabando con la tan imprescindible diversidad. Tenemos que darnos cuenta que somos la única especie que tiene un impacto negativo en el planeta. Si no fuera por el ser humano y nuestra forma de vivir actual el planeta viviría en un equilibrio perfecto. Y, por supuesto, como seres ecodependientes estamos cavando nuestra propia tumba.

La basura que acumulamos acaba con la biodiversidad
Nuestra basura destruye al planeta

¿QUÉ PODEMOS HACER COMO ESPECIE?

Tomar medidas frente a la  contaminación y destrucción de hábitats.

Cambiar a un modelo de producción y consumo que ponga la vida en el centro alejándonos del modelo actual que fomenta el consumo sin límite y sin tener en cuenta ni a la naturaleza ni a los seres que la habitan.

– Una implicación real de los países en la protección de la Madre Tierra, que se lleguen a acuerdos efectivos creando leyes y proyectos a nivel mundial que preserven la diversidad del planeta. No queremos más cumbres que suponen un gasto económico desmesurado y con escaso o casi nulo impacto positivo en el medio ambiente.

La bicicleta como medio de transporte sostenible.
La bicicleta como medio de transporte

¿QUÉ PUEDES HACER COMO SER INDIVIDUAL?

Sin duda podemos hacer mucho como individuos, porque será la suma de acciones la que nos llevará al cambio. A la hora de consumir hazlo de un modo consciente, comprando lo que realmente necesitas, favorece el comercio local y el consumo de productos de cercanía, utiliza la bici y los medios de transporte más sostenibles posible. Apoya a las organizaciones que cuidan el planeta, súmate a un voluntariado medioambiental, crear grupos solidarios en tu barrio de apoyo entre personas y de cuidado de tu espacio. Si crees que lo tú haces no puede servir para nada, prueba a multiplicarlo por 7.500 millones de personas.

Así que por todo esto hoy celebramos el día de la biodiversidad, porque no podemos olvidarnos que la pérdida de dicha riqueza supone la muerte del planeta y para recordarnos que somos ecodependientes y no seres autosuficientes.

 “Si crees que la economía es más importante que el medio ambiente, intenta aguantar la respiración mientras cuentas tu dinero

Janez Potocnik

Pinchar olas sin comer plástico

PINCHAR OLAS SIN COMER PLÁSTICO

¿Te ha pasado alguna vez que al ir a pinchar una ola veías que se te venía encima algún tronco o algún plástico? ¿Quieres pinchar olas sin comerte un plástico? ¿Cuántas veces le has dado sin querer un traguito al agua del mar después de hacer el pato? ¿Te has parado a pensar después qué has metido exactamente en tu estómago?

Esto último es mejor no pensarlo, en especial si te pasa en una playa no especialmente limpia. Lo que está claro es que en algún momento te ha tocado esquivar algún plástico que flotaba en el agua. Pero la pregunta clave es: ¿qué hiciste con esa basura?

Pinchar olas sin comer plásticos
Sesión de olas en Ereaga
  1. Hiciste como que no la veías
  2. Comentaste con tu colega lo sucia que estaba el agua y seguiste pillando olas como si nada.
  3. Te metiste el plástico en la manga del neopreno.
  4. Otra opción

Es cierto que a veces las olas son muy buenas o muy malas, y que suficiente tenemos con que nos pille bien la ola, remar la ola, que no nos la salte nadie y que al regresar al pico no nos caiga la serie encima. Así que con tanta faena es posible que termine por darnos igual el plastiquito de marras.

Recogiendo basura después de coger olas
Recogiendo basura tras la sesión de olas

Sin embargo, la mayoría de las veces, alargar la mano, coger el plástico y engancharlo en el invento  o meterlo en nuestra manga del neopreno no nos cuesta nada y, sin embargo, significa todo para los animales marinos. No hace falta que te pases el baño entero recogiendo basura marina, será suficiente con que  recojas un plastiquito en el agua y un par en la arena al salir. Al fin y al cabo el mar nos da mucho más de lo que le podremos devolver nunca, así que  ¿cómo negarle la posibilidad de dejarlo un poco más limpio? En especial hay que hacerlo por los animales que pinchan olas y se tragan el plástico sin querer.

Recoge la basura para que tengamos unas olas sin plástico.


Erre que erre con las 5 erres

ERRE QUE ERRE CON LAS 5 ERRES

Seguro que lo de las 5 erres te suena, pero a veces se te olvida alguna, así que vamos a recordártelas en esta entrada. Las 5 erres son Reducir, Reparar, Recuperar, Reutilizar y Reciclar. Probablemente, de las cinco la que más te han metido por los ojos, las orejas y el resto de órganos ha sido la de reciclar. Sin embargo, de todas ellas es la menos rentable ecológicamente hablando.

Erre que erre con las 5 erres. Reducir.
Basura recogida en una playa

REDUCIR

Te dirás, pero ¿qué dicen aquí? No estamos diciendo que el reciclaje no sea muy importante y necesario, de hecho, ojalá se reciclase mucho más de lo que se hace (de esto hablaremos en otra ocasión). Solo decimos que reciclar supone un gasto de recursos naturales, mucho menor que el empleado en producir una nueva materia o producto, pero mayor que si aplicamos alguna de las otras cuatro erres. Vamos al lío…y para ello nos vamos a centrar en nuestra primera erre, REDUCIR.

Reducir el uso de un producto supone un cambio de hábitos, pero al mismo tiempo implica una disminución  en la fabricación de dicho producto. Pongamos el ejemplo del plástico. Si tú reduces el uso del plástico en tu vida y millones de personas siguen tu ejemplo, la producción de plástico a nivel mundial se verá enormemente reducida. Por tanto, no se malgastarán tantos recursos naturales para su producción ni se contaminarán tantos espacios naturales para su elaboración, y  por supuesto, no se generarán tantos residuos.

Erre que erre con las 5 erres. Reducir plásticos y microplásticos
Plásticos y microplásticos recogidos en la playa

En resumen, si hay menos demanda de plástico, se producirá menos plástico y se tirará menos plástico a la naturaleza. Porque lamentablemente, en la península española  solo es recuperado  el  25 % de los envases plásticos. (Dato sacado del informe  “Maldito plástico: reciclar no es suficiente”, que presentó Greenpeace en 2016). Desafortunadamente este porcentaje no ha aumentado demasiado, por mucho que ciertas empresas relacionadas con el mundo del plástico quieran inflar dicha cantidad. Por cierto, a nivel mundial a fecha del 6 de junio de 2018 solo se reciclaba un 9% de la basura generada (datos facilitados por la ONU).

PASAR A LA ACCIÓN

Con lo anterior no queremos ser alarmistas ni que tú te sientas engañada o engañado y dejes de separar tu basura. Lo que deseamos es que pases a la acción. Hay temas que no dependen directamente ni de ti ni de mí, sobre legislación, trampas administrativas y un sinfín de triquiñuelas empleadas por muchas empresas para seguir produciendo plásticos como si no pasara nada. Pero aquí, en este blog, y a través de nuestro canal de Youtube, te vamos a hablar de cosas que sí dependen  de ti y de mí. Te vamos a hablar de pequeños gestos que podrás incorporar en tu día a día para reducir el consumo de plástico y generar menos basura en tu casa y, por tanto, en nuestro planeta.

Nuestras disculpas si esta entrada puede ser un poco densa, pero necesitamos que te ubiques para que entiendas todo lo que va a venir. Así que nuestro nuevo propósito para los próximos meses va a empezar con la R, la erre de REDUCIR.  


COVID-19: consecuencias medioambientales

COVID-19: CONSECUENCIAS MEDIOAMBIENTALES

Tenemos que empezar nuestra primera entrada hablándote de la excepcional situación que estamos viviendo a nivel mundial. El Covid-19 está afectando de un modo u otro a todos los países del planeta. Nuestro modo de vivir se ha visto modificado de un modo drástico, especialmente en el lugar en el que vivimos. Esta parada en nuestros hogares ha supuesto un pequeño respiro para el mundo, por tanto, el COVID-19 está teniendo unas consecuencias medioambientales bastante positivas.

BENEFICIOS DEL CONFINAMIENTO PARA EL MEDIO AMBIENTE

COVID-19: CONSECUENCIAS MEDIOAMBIENTALES. El Covid-19 está afectando de un modo u otro a todos los países del planeta. Nuestro modo de vivir se ha visto modificado de un modo drástico, especialmente en el lugar en el que vivimos.
Paseo por la ría

El obligado confinamiento por el Covid-19, la reducción de producción en la industria, la disminución de la circulación en las grandes ciudades, la caída del tráfico aéreo, así como la presencia de menos personas en el ambiente exterior, han supuesto algunas mejoras medioambientales. Vamos a mencionar las más destacadas:

  • Mejora de la calidad del aire. Tanto en Asia, como en muchos países de Europa y Estados Unidos la calidad del aire ha mejorado tanto que se puede apreciar igualmente al respirar como al mirar un paisaje distante. Un ejemplo significativo es que ahora es posible contemplar la cordillera del Himalaya desde ciudades de la India que se encuentran a más de 200 kilómetros de distancia.
  • Mejora de la calidad del agua. La menor presencia de partículas contaminantes en suspensión incide en la calidad del agua. Sumado a esto, el haber reducido la presencia de embarcaciones en los mares, océanos y ríos ha supuesto que todos estos espacios hayan recuperado gran parte de su transparencia y pureza.
COVID-19: CONSECUENCIAS MEDIOAMBIENTALES. El Covid-19 está afectando de un modo u otro a todos los países del planeta. Nuestro modo de vivir se ha visto modificado de un modo drástico, especialmente en el lugar en el que vivimos.
Delfines en libertad
  • Regreso de aves, mamíferos y otras especies. Estos días no han dejado de circular en las redes sociales imágenes y vídeos de animales habitando lugares que hasta hace poco tenían vetados por la presencia humana. Sabemos que algunas instantáneas son montajes y que otras han sido grabadas en otros momentos de la historia, pero muchas de ellas son totalmente reales y actuales. ¿Te has parado a escuchar a los pájaros desde tu ventana? Nunca antes el sonido de la primavera lo habíamos sentido tan presente en las zonas urbanas.

EL LADO OSCURO DEL CONFINAMIENTO

COVID-19: CONSECUENCIAS MEDIOAMBIENTALES. El Covid-19 está afectando de un modo u otro a todos los países del planeta. Nuestro modo de vivir se ha visto modificado de un modo drástico, especialmente en el lugar en el que vivimos.
Basura acumulada en la ría

Tristemente parece que siempre tiene que haber algún pero… en este caso ha aumentado el consumo de plástico, tanto en las compras, como en la utilización de guantes y mascarillas de un solo uso, con la intención de protegernos del Covid-19. El problema es el de siempre, que se utilizan productos plásticos pero luego no se hace una buena gestión del residuo generado.

Lo más llamativo es sin duda la presencia de guantes transparentes volando por las calles. Esto sucede porque muchas personas según salen del supermercado u hospital se quitan los guantes y los tiran, soltando al aire los plásticos y los posibles virus y bacterias que pueda haber en ellos.

Este lamentable gesto sumado a una pequeña ráfaga de viento o una buena tormenta, hace que dichas basuras acaben en nuestra naturaleza. Aún más, una mala gestión de estos residuos tiene como consecuencia que vayan a estar presentes durante muchísimos años en nuestro planeta Tierra. Por tanto, la clave estaría en reducir el uso de guantes y mascarillas desechables. Además, te recordamos que hay que utilizar los contenedores y papeleras para depositarlos cuando ya no te sirvan.

COVID-19: CONSECUENCIAS MEDIOAMBIENTALES. El Covid-19 está afectando de un modo u otro a todos los países del planeta. ¿Ha servido para hacernos personas más conscientes?
Paseando por la playa

UN CARIÑOSO MENSAJE DE ÁNIMO

Antes de cerrar esta entrada, queremos mandarte un cariñoso mensaje de ánimo y apoyo en esta complicada etapa que nos está tocando vivir por el Covid-19. Suponemos que tú también has pasado por las fases de negación, de darle la vuelta y ponerle una mirada positiva a la situación y, finalmente, la de resignación. Llevamos tanto tiempo así y con un futuro tan incierto que es inevitable el haber pasado por días malos. Entendemos tu necesidad de libertad, entendemos tus ganas de salir cuando realmente quieres y necesitas, compartimos tus ganas de regresar a la playa y sumergirte en el agua salada sin más horario que el que te marca la puesta de sol o alguna de tus inevitables obligaciones. Te dejamos una frase en la que creemos mucho.

” Al final todo saldrá bien y si no sale bien, es que aún no es el final.”