ALOKLUB: MÁS ALLÁ DE LA ECONOMÍA CIRCULAR

Entro en Aloklub. Me reciben Rodolfo, el pequeño Noah  y una preciosa Luna, una perrita de la que llegaré a olvidarme casi por completo por su silencio. La conversación fluye como cuando te reencuentras con un amigo al que hace tiempo que no ves. Cuando te importa lo que haces y crees que lo que haces puede influir en más personas se nota, la ilusión se transmite.

Aloklub comenzó en 2017 aunque no fue hasta marzo de 2018 cuando se abrió el local en la calle Sabino Arana número 63, en Bilbao. Aquí tienes la oportunidad de alquilar productos que probablemente solo vayas a usar un par de días al año. ¿Merece la pena comprar un producto nuevo de algo que no sabes si vas a necesitar más de una vez? Rodolfo me habla sobre esto.

Aloklub es más que un sitio de alquiler, tiene el espíritu de la economía circular.
Entrada a Aloklub

SOBRE ALOKLUB

 “Yo digo que Aloklub tiene vida propia. La verdad, algo surge de la idea inicial pero de acuerdo con lo que la gente va solicitando de productos o preguntando de cómo funciona. La iniciativa no la he copiado de ningún lado todo lo he creado en base a algo que yo creía, pero no siempre lo que uno cree es lo que la gente quiere ni está esperando y aún estoy en ello, sigo ajustando.

La idea inicial era de un club con una cuota anual con acceso a los productos que se ofrecían, pero eso no cuajó. Así que al cambiar al alquiler por días hubo mucha más respuesta por parte de la gente. Tal vez en un futuro más o menos lejano pueda volver a aplicar el concepto de anualidad,  cuando la idea de que puedo alquilar productos sin necesidad de comprarlos esté más consolidada entre la gente.

Desde enero se ha quedado solo la posibilidad de alquiler diario, y ahora contemplo incluso la posibilidad de hacer un alquiler semanal para que la gente no sienta esa presión de tengo solo 24 horas para usar este producto. Además, acabo de hacer una encuesta para ver los intereses de las personas e ir viendo qué productos pueden ser los más demandados y ponerlos así a disposición de la gente.”

LA CULTURA DE POSEER

– Aquí está muy arraigado el hecho de necesito algo y lo compro, aunque sea algo que no se vaya a usar nunca más. ¿Qué opinas?

“Así es, es una cultura, la sensación de posesión, la necesidad de tener las cosas aunque no las uses, te da la sensación de que tienes que tenerlo, al menos eso pasa en nuestra generación y en la de mis padres.  Igual compras algo y no lo usas más en diez años pero por alguna razón tenemos la sensación de que lo más lógico es tenerlo. Mucha gente no se fija que cuando compras algo estás votando por algo. Yo digo a la gente que hace falta quejarse de lo que hacen grandes empresas pero nosotros también tenemos que cambiar nuestras decisiones. Yo constantemente estoy peleando conmigo mismo porque me encuentro tomando decisiones equivocadas en el día a día. Con Noah (su hijo) voy aprendiendo también que a veces mis decisiones no son el mejor ejemplo para él, entonces al final me cuestiono y me pregunto por qué hago esto. Hay que estar dispuesto a seguir aprendiendo.

Aloklub es un lugar de alquiler, cómplice de la economía circular. Allí se inspira el aire de los sueños cumplidos, del deseo de un planeta mejor.
Rodolfo trabajando en Aloklub

ESE REPLANTEAMIENTO REMUEVE MUCHAS EMOCIONES, ¿VERDAD?

 “Sí, no todo el mundo está dispuesto a ese cuestionamiento, porque muchas veces enfrentarse a ese cambio es complicado. Ahora mismo estoy aprendiendo formas distintas de las cuales a mí me han educado, porque creo que es algo que puede seguir evolucionando y debe seguir evolucionando. Mis padres me han educado distinto de como les educaron mis abuelos y yo creo que podemos seguir cambiando y mejorando. Mis padres han hecho lo mejor por mí y yo quiero lo mejor para mi hijo.

Ahora hay más estudios científicos que antes no había, entonces me puedo basar en ellos para hacer las cosas de mejor manera. Lo del consumo es eso, un proceso de aprendizaje del que las generaciones van a tener que aprender también, cambiar la forma de consumir las cosas. Es una pelea constante pero yo me quedo bien. Sigo adelante con el proyecto porque creo muchísimo en él, lo veo muy necesario. Me encanta lo que hago y veo que poco a poco la gente va alquilando más, va hablando más de Aloklub. Veo que voy aportando algo. Cambiar  al menos un poco el chip en la región en la que estamos. Y al mismo tiempo, en otros países veo que es un movimiento que cada vez va creciendo más, el tema de alquiler, de consumo compartido, cada uno a su forma pero algo está cambiando.”

SOBRE LA ECONOMÍA CIRCULAR

La economía circular es crear este sistema productivo de distribución y consumo un poco inspirado en esto, en que haya el menor desperdicio posible. Me gustaría en un futuro no lejano que las industrias den la posibilidad de comprar productos hechos con piezas antiguas. Hay que presionar a las empresas a que hagan estos cambios y que dejen de fabricar los productos con fecha de caducidad, y que si hace falta adaptar algo para que sea mejor no sea necesario cambiar todo el producto sino solo una parte de él. Que no me obliguen a tirar lo mío para comprar algo nuevo.material

EL CONFINAMIENTO

¿Cómo has vivido el confinamiento como Aloklub?

Ha sido una locura, la duda de no saber cuándo iba a poder abrir, cómo iba a ser la gestión de la apertura… le ha pasado a toda la gente con pequeños negocios, la incertidumbre… Algunos ya han cerrado, otros no sé si van a lograr recuperar el ritmo que tenían antes. Eso es triste.

En Aloklub si algo no falta es la creatividad.
Juguete construido por Rodolfo y Noah.

Del confinamiento lo que me daba miedo, sobre todo, era abrir y ver que la gente tuviera algún problema con el tema del alquiler, por ser un producto que había pasado por otras manos. Sin embargo, he visto que la gente ha vuelto en un mismo ritmo de buscarme por los productos porque se han dado cuenta que los pongo en cuarentena tras la desinfección. Un mismo producto no lo alquilo el mismo día de la devolución, lo dejo 48 horas sin alquilar.

LO MEJOR DE ESTE PROYECTO

Lo que más me gusta es moverme y conocer más iniciativas como “ola sin plástico”, porque me da la oportunidad de aprender un montón, por conocer otras iniciativas. Eso me va a quedar sí o sí adelante, siga abierto o no, en el futuro quedarán un montón de referencias que van a hacer que mi vida aquí sea mejor. Todo eso a mí me ha encantado porque me ha abierto puertas para conocer un mundo mejor.

ENFOCAR LA ENERGÍA EN LO POSITIVO

Muchas veces veo las tiendas llenas de gente comprando productos que solo van a usar una vez, pero luego comparo que este mes ha habido más alquileres que el anterior, los “feedbacks” de la gente y eso me hace darme cuenta que Aloklub sí está generando un cambio, un impacto,… y en eso trato de enfocar mi energía, porque al final eso es lo importante, que al final sí hay algo de efecto.

PLANES DE FUTURO

“Ahora estoy estudiando cómo mejorar la oferta del servicio que tengo, dar estas herramientas a las personas para intentar llegar a más gente en este estilo de consumo. Estoy pensando en la posibilidad de poder llevar el producto a los clientes, puede ser una posibilidad, para facilitar un poco el acceso a los artículos.

Nuestra charla se ha alargado, pero cuando hablas de lo que te motiva el tiempo pasa volando. Saco unas fotografías del local, del escaparate, de los creativos juguetes que han creado Rodolfo y Noah reutilizando cartones. Me despido y salgo del local con una frase que repiquetea en mi cabeza todo el tiempo:

“Mi incentivo es ver que con todo este proyecto puedo hacer un mundo un poco mejor.”

Rodolfo

Aquí te dejamos el enlace a su web y sus redes sociales: Facebook e Instagram. Apoya al pequeño comercio, sé parte de la economía circular.

close

Hola 👋
Un placer conocerte.

Si te gusta lo que ves apúntate a nuestro ecoboletín mensual.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

leer más