10 propuestas de libros para regalar en Navidad

10 PROPUESTAS DE LIBROS PARA REGALAR EN NAVIDAD

Te traemos 10 propuestas de libros para regalar en Navidad. Se acercan las Navidades y en este lado del mundo parece que perdemos la cabeza comprando sin reflexionar demasiado, un poco a lo loco sin pensar si realmente es necesario ni para qué regalamos. ¿Regalas porque es la tradición?¿Por no quedar mal?¿Para que te regalen a ti? En fin, cada cual tiene sus motivos y todos son válidos, pero antes de ponerte a gastar más de la mitad de tu sueldo tal vez deberías pararte unos minutos a reflexionar sobre esta costumbre y sacar tus propias conclusiones.

El año pasado te propusimos ideas para que tú pudieras crear tus propios regalos, no sé si hiciste alguien con eso, porque muchas veces hacer un regalo lleva mucho más tiempo que comprarlo, pero si lo que quieres es tener 20 regalos comprados en 15 minutos tal vez esos regalos no tengan la carga afectiva que sería interesante que llevaran. De todos modos este año te traemos diez propuestas de libros que sentimos que pueden tener un fin más allá del entretenimiento.

LISTADO DE LIBROS PARA REGALAR(TE)

1. ARMARIO SOSTENIBLE de Laura Opazo

Este libro nos habla de moda sostenible y consumo responsable. ¿Alguna vez te has preguntado quién ha fabricado tu ropa, o cuántos litros de agua se necesitan para fabricar el vaquero que llevas puesto? Seguro que después de leer este libro te lo preguntarás más a menudo.

2. EL SURF Y LA MEDITACIÓN de Sam Bleakley

Este libro nos invita a poner una mirada más consciente al estar dentro del agua y fuera. Es un alegato al respeto y cuidado del planeta, a compartir las olas con el resto de personas que nos rodean, y a aprender lo que realmente nos puede enseñar el mar sobre la vida. (Lo tengo en mi mesilla de noche y de vez en cuando lo releo).

el libro el surf y la meditación
Un libro que te inspirará

3. CAMBIA EL MUNDO de María Negro

En este libro la autora nos da consejos, ejercicios y recursos para llevar una vida más sostenible. Esta lectura nos ayuda a llevar una vida en consonancia con unos valores que harán transformar nuestra vida, la de las personas que nos rodean y, por ende, el mundo.

4. CLAVES ECOFEMINISTAS de Alicia Pucero

Claves ecofeministas para rebeldes que aman la Tierra y los animales es una lectura que hace un recorrido por la historia del ecofeminismo, ofrece una mirada sobre cómo es el ecofeminismo actual y nos hace plantearnos cuestiones como: ¿Qué características debe tener una educación medioambiental ecofeminista? ¿Es la violencia hacia los animales una práctica patriarcal? A estas preguntas y otras da respuesta Alicia en este libro.

claves ecofeministas
Un recorrido por el ecofeminismo

5. VIVIR SIN PLÁSTICO de Patricia Reina Toresano y Fernando Gómez Soria

Este libro nos habla de la historia del plástico y el peligro que su consumo desmesurado supone para el medioambiente. Además, los autores nos explican, desde su propia experiencia y con mucho humor, maneras supercreativas de evitarlo.

6. FAMILIAS SIN PLÁSTICO de Marion de la Porte

Si conoces a alguien que cree que por vivir en familia no hay posibilidades de vivir sin plástico este libro seguro que le hará cambiar de idea. Trae ideas ilustradas sobre cómo llevar una vida zero-waste en casa, en el trabajo, en los momentos de ocio,…, y tiene un capítulo especial dedicado a la época del embarazo, el parto y los primeros años de crianza.

7. LA BALLENA LLENA de Paloma Gajate

Para regalar a los y las peques de la casa, este libro ilustrado es perfecto. Nos habla de una ballena llena de plásticos y de Lola, una niña que hará todo lo posible por ayudar a salvar la vida de la ballena. Es el libro perfecto para hacer enteder de manera amena la problemática del plástico a niños y niñas.

8. LOTA, LA CACHALOTA de Roser Rimbau

Este es otro brillante y precioso libro ilustrado infantil. Lota la Cachalota quiere saber de dónde viene toda la basura que ve en el mar. Así que junto a su amigo Malacu emprende una investigación que les llevará a la raíz del problema. (Yo se lo regalé a mi sobrina y es precioso).

libro ilustrado infantil
Lota no se quedará tranquila hasta descubrir de dónde viene tanta basura

9. PRIMAVERA SILENCIOSA de Rachel L. Carson

Este libro puede que no sea el más amable de todos ni el más actual porque cuenta la cruda realidad de la contaminación que sufre la Tierra desde el siglo XX. La bióloga marina y zoóloga habla con claridad de este tema y denuncia las consecuencias del uso masivo de productos químicos como pesticidas. Este libro de 1962 te traslada del universo científico al turbulento mundo de lo social.

10. UN MAR DE PLÁSTICOS de Kirsti Blom y Geir Wing Gabrielsen

No podíamos acabar esta selección sin mencionar este libro enfocado en las consecuencias del uso de plásticos en los océanos y cómo estos se están convirtiendo en un vertedero, con consecuencias nefastas para la fauna y flora marina. Además este libro aborda soluciones que se están aplicando, cómo podemos contribuir cada persona para frenar estos vertederos, todo acompañado por unas impactantes imágenes. Este libro va dirigido a perfiles jóvenes, pero seguro que a los adultos también les puede resultar sumamente interesantes.

Esperamos que estos libros te sirvan de inspiración, hay muchísimos más así que estaremos encantadas de leer tus sugerencias, seguro que sirven de ayuda a otras personas. No ponemos enlaces a páginas porque desearíamos que fueras tú a una tienda y los comprases en la librería de tu barrio, apoyando así al comercio local. Allí podrás olerlo, tocarlo y comprobar si realmente es un libro que gustará a la persona a la que se lo quieres regalar. Otra propuesta es que preguntes en una librería de segunda mano, tal vez tengan alguno de estos libros o semejante y puedas darle una segunda oportunidad a un libro olvidado en una estantería. Sea como sea evita las compras en grandes superficies y aún más en Amazon y equivalentes (El monstruo que está haciendo que cierren casi todas las tiendas pequeñas). Lo que ahora parece cómodo y ventajoso, solo es el quesito que te lleva a la trampa. ¡Construyamos un consumo consciente, responsable y transformador entre todos y todas!

Deseamos de corazón que tengas muy felices días, del 24 de diciembre de 2021 al 24 de diciembre de 2022.

El equipo de Ola sin plástico

Alma: la chica que se mudó por el mar

ALMA: LA CHICA QUE SE MUDÓ POR EL MAR

Llevo años escribiendo artículos sobre la contaminación por plásticos, la acidificación de los océanos por las emisiones de CO2, la destrucción de arrecifes de coral por el aumento de las temperaturas… ya vamos muy tarde, pero aún estamos a tiempo.

Alma

Otro año más estamos aquí celebrando a nuestra manera contigo el día internacional del bodyboard, que tiene como fecha el primer sábado del mes de noviembre. Este año hemos charlado con Alma, una corchera que decidió marcharse de Madrid para estar cerca de la costa. Esa es la magia del mar, que si te atrapa ya no puedes escapar de su abrazo. Si quieres conocer algo más de Alma, de su afición a las olas y de su preocupación por el planeta, sigue leyendo.

¿QUIÉN ES ALMA?

Alma, para la gente que no te conoce, ¿si tuvieras que definirte en una palabra o frase cuál sería?

La vida y la felicidad comienzan, al final de tu zona de confort. Intento aplicarlo siempre: siempre avanzar, mejorar, aprender, evolucionar… La zona de confort está hecha para descansar. Qué harías realmente si no tuvieras miedo? La vida es muy corta para quedarte con las ganas! 

PRACTICANDO BODYBOARD


Comenzaste tu andadura en el bodyboard hace 10 años, ¿nos podrías hablar de ese comienzo? ¿Qué sentiste al coger la primera ola?

Fue por un amigo de Galdakao. Estuve un año viviendo en Fuerteventura y cuando veía a los corcheros me llamaban la atención, parecían divertirse mucho y me generaron curiosidad. Aún así , tardé un par de años en coger la primera tabla, y me enganché al segundo! La primera vez que hice pared en la ola, supe que había descubierto una nueva pasión, y hasta ahora! De hecho, me vine de Madrid en parte por estar cerca del mar. 

Alma, practicante de bodyboard
Alma después de un buen baño


¿Qué es lo que más te gusta de practicar bodyboard? ¿Y lo que más pereza te da?

Esa sensación sobre la ola, de libertad y adrenalina. Las risas y los gritos de mis amigos disfrutando en el agua.. Esa conexión brutal con el océano, que sólo podemos explicar los que vivimos tantas experiencias en él. Lo que más pereza sin duda, los días de Laredo de invierno, con ese fuerte viento noroeste helador, y el pico lleno de surfistas peleándose cuando llega la serie jaja. 

¿Tienes algún lugar favorito donde ir a coger olas? 

Hay una playa a la que le tengo un cariño especial, ya que fue donde empecé: la playa de Berria, que aunque enseguida se estropea con el viento, los días buenos se pone preciosa y tiene picos para todos. Sonabia, una pequeña joya aún bastante desconocida es otra de mis favoritas, ¡el entorno es brutal! 

¿Y algún lugar que sientas pendiente y al que te gustaría ir a coger olas?

Sagres, en Portugal, es uno de mis pendientes. Y cruzando el charco muchas!! Costa Rica me encantó y llevo tiempo detrás de Panamá.. O las Mentawai. 

Alma cogiendo una ola
Alma deslizándose en una ola

ENFRENTARSE AL MIEDO EN EL MAR

¿Alguna vez has vivido alguna situación angustiosa o de apuro en el agua?

Sí, cuando aún estaba aprendiendo me metí un día en la cala de Ajo (Cantabria) con bastante mar, y después de un revolcón me encontré la lastra de roca a dos metros, ¡imprudencias de principiante! También perdí un día una aleta en Hendaya y lo pasé bastante mal para salir del agua. 

¿Qué te ayudó a sobrellevarlo? 

Respirar profundo para relajarme. El pánico no ayuda nada, así que intenté respirar hondo y pensar y actuar con claridad. Mantener la calma es clave. Estar acompañada en el agua también da mucha seguridad. 

¿Qué le dirías a alguien que nunca ha practicado bodyboard? ¿Cómo le animarías a que entrara al agua?

¡Qué no espere más! Le va a enganchar seguro. Compartiría lo que se siente al atardecer, mirando al horizonte dentro del agua esperando la serie, rodeada de amigos y con el sonido de las gaviotas. Cuando ves aparecer la serie y consigues pillar una buena ola, la sensación es única, dificil de describir. Adrenalina, alegría, libertad, euforia… no hay nada igual. Sales del agua relajado y exhausto. ¡Totalmente recomendable!

BODYBOARD Y PRESENCIA FEMENINA

 ¿Echas de menos más presencia femenina en el mundo del bodyboard?¿ A qué crees que se debe que no se practique tanto entre las mujeres?

A veces sí me gustaría tener más amigas que practicasen esta disciplina, pero estoy bastante acostumbrada a compartir line up con tablas cortas, tablones, padel de olas… Al final todos disfrutamos de lo mismo: el océano. 

Pues imagino que se debe a que el surf tiene más tirón y más visibilidad. Aunque hay grandes chicas en el mundo del bodyboard: Isabela Sousa, la canaria Alexandra Rinder, Teresa Padilla, etc que demuestran que el bodyboard no tiene género. Aunque creo que las nuevas generaciones tiran sobre todo por el surf. 

REFLEXIONES SOBRE EL PLANETA


En «Ola sin plástico» tenemos puesto el foco en la problemática de los plásticos y del cuidado del planeta en general, tú llevas años muy concienciada también, ¿qué es lo que más te preocupa medioambientalmente hablando?

Pufff son tantas las cosas q tenemos que mejorar y en las q tenemos q evolucionar… llevo años escribiendo artículos sobre la contaminación por plásticos, la acidificación de los océanos por las emisiones de CO2, la destrucción de arrecifes de coral por el aumento de las temperaturas… ya vamos muy tarde, pero aún estamos a tiempo. ¡Mucha educación y concienciación a los chavales, y los adultos ser responsables y predicar con el ejemplo! Y por supuesto, exigir a los gobiernos y grandes empresas. Podemos hacer grandes cambios como consumidores, tenemos un gran poder. Pero también hay que exigir a los de arriba políticas más responsables medioambientalmente hablando. Y que cumplan sus promesas. 

Alma con su mascota
Alma es una amante de los animales

¿Qué acciones has ido tomando que puedan servir de inspiración a otras personas para que tu huella ecológica sea menor?

Jajaja soy un poco la pesadilla de mis amigos con estos temas. Pero no lo puedo evitar. ¡Intento reciclar todo! Papel, envases, vidrio… y muy importante también el aceite usado. Pero creo que el mejor residuo es el que no existe, como me dijo una vez una integrante de la organización SurfRider. Así que lo mejor es reducir nuestro consumo en general: ropa, teléfonos móviles, productos de plástico… reducir, reciclar y reutilizar. Las 3 r’s de la sostenibilidad. También he reducido al máximo el consumo de carne (solo consumo carne de ave ocasionalmente) por la huella hídrica y las emisiones que supone la producción de carne, entre otras cosas. Consumo productos ecológicos y locales todo lo que puedo. Y miro mucho las etiquetas de los productos en los comercios: de dónde proceden, métodos de obtención o fabricación, ingredientes… como consumidores tenemos un gran poder. Oferta y demanda: si compras productos «responsables» o sostenibles, aumentas su demanda. Lo que dejas de comprar, se deja de fabricar. Así que ¡el consumo que hacemos cada uno importa! 

¿Te gustaría mandar un último mensaje a las personas que te vean o lean? 

Cuidemos el mar, cuidemos nuestro planeta, que es nuestro hogar. No tenemos planeta B.

Alma, muchas gracias por tu tiempo, por tus palabras, por tu inspiración y consejos.

Si quieres seguir a Alma en sus redes tanto su cuenta personal como la de su canal de yoga solo tienes que hacer click en las letras azules.

Climes to go: de Lisboa a Glasgow pasando por Bilbao

CLIMES TO GO: DE LISBOA A GLASGOW PASANDO POR BILBAO

Ya os lo contábamos el año pasado, hay una parte de la juventud muy activa e implicada en el cuidado del planeta. Si el año pasado un grupo de jóvenes de distintos puntos del planeta organizaron el MOCK COP26, demostrando a los líderes políticos que ninguna pandemia debería ser freno para avanzar en nusetra lucha contra el cambio climático, este año doce jóvenes se han embarcado en una competición por llegar a Glasgow causando el menor impacto posible. ¡Veamos de qué se trata!

CLIMES TO GO

Hace unos días João nos escribía diciendo que un grupo de cuatro personas pasarían un día en Bilbao y les gustaría poder participar en una limpieza de playas y conocer alguna asociación involucrada en el cuidado del mar. Aunque la limpieza como tal fue improvisada sí que pudimos encontrarnos en Larrabasterra para hablar de Ola sin plástico y al mismo tiempo saber qué hacían estos cuatro jóvenes en Bilbao camino a Glasgow para el COP26 (la Conferencia de las Partes número 26 y que tendrá lugar del 1 al 12 de noviembre en la citada ciudad).

Marilia, Joana y Guillerme (estudiantes de comunicación) junto a João (estudiante de ingenieria) vieron la oportunidad de participar en la competición de Climes to go. Tres grupos de jóvenes formados por cuatro personas cada grupo deben llegar a Glasgow con la mayor cantidad de Climas posibles.

Entrevista de Climes to go
Hablando con el equipo «agua» de Climes to go

¿QUÉ SON LOS CLIMAS?

Son monedas ficticias que serán gastadas según su consumo de agua, CO2, tiempo y dinero. Es decir, cada decisión que toman en ese viaje supondrá el consumo de sus monedas. Por ejemplo viajar de Cascais a Glasgow debe tener un costo mediambiental bajo pero también teniendo en cuenta el tiempo (factor también muy interesante, porque la opción con menos impacto en teoría sería llegar andando, pero si se cuenta el tiempo ese factor condiciona toda la jugada).

Mi primera pregunta fue que cómo habían conseguido los 2.000 climas que disponían para el viaje. Entre otras acciones antes de comenzar el viaje, tuvieron un encuentro los tres grupos simulando que eran países participando en la COP26, para tomar decisiones que afectaran al cambio climático. Un grupo representaba a Europa y Estados Unidos, otro grupo a los estados emergentes (China o India, por ejemplo) y el tercer grupo a los gobiernos en desarrollo. Reconocieron que no fue un debate sencillo porque evidentemente cada zona luchaba también por su porpio beneficio. De ahí consiguieron unos 1.700 climas.

¿CÓMO PUEDEN CONSEGUIR CLIMAS DURANTE EL VIAJE?

Por ejemplo, limpiando en la playa, conociendo asociaciones y grupos que tengan proyectos que luchen contra el cambio climático o cuiden del planeta. Así toparon con Ola sin plástico y con la entrevista que nos hicieron podían conseguir climas.

A mí me pareció brillante la idea porque cada decisión que toman es importante, cuánta agua usan para asearse, qué agua beben, qué comen (Si comen algo de origen animal el gasto de climas es mayor que si comen por ejemplo una fruta de temporada), qué transporte utilizan para ir de un lado a otro. Tal y como sucede en nuestra vida, aunque no nos demos cuenta cada decisión que tomamos es importante y tiene un impacto en el planeta.

atardecer eld ia de la entrevista
Atardecer el día de la entrevista (Arrigunaga)

¿Y SU RUTA?

De los otros dos grupos no puedo hablar porque lo desconozco, pero Marilia, Guillerme, Joana y João, venían desde Vigo y su siguiente destino iba a ser Burdeos, después París y de ahí el campo de refugiados de Calais donde dejarán ropa para el invierno,… y no me quisieron desvelar más de su viaje, aunque les aseguré que su secreto estaría a buen recaudo y que no contaría nada de esto al público hasta que llegaran a Glasgow el día 31 de octubre.

¿QUIÉN ESTÁ DETRÁS DE CLIMES TO GO?

GET2C y Earth Watchers son los que han aunado fuerzas para dar origen a esta idea que se ha convertido en una realidad. Este proyecto pretende dar visibilidad a la importancia de nuestros actos en el planeta, todo lo que hacemos tiene un impacto y por eso no hay tiempo que perder, de ahí la importancia del tiempo en esta «carrera por el clima».

Si queréis saber más no dudéis en visitar la página web y de seguir a estos jóvenes en su aventura, llegar a Glasgow es solo una parte del viaje, ¿qué pasará después?¿Cuánta huella tendrá esta experiencia en sus vidas? ¿Y en la de las personas que les rodean?

João, Marilia, Guillerme y Joana (Equipo Agua) el premio ha sido conoceros y ver vuestra vitalidad, vuestra energía y vuestras ganas de luchar contra el cambio climático, ya solo por eso sois un equipo ganador. ¡Felicidades!

Birziplastic: reciclar lo que parecía imposible

BIRZIPLASTIC: RECICLAR LO QUE PARECÍA IMPOSIBLE

La primera vez que me reuní con Mikel, Maitane y Unai fue hace año y medio, tres días antes de que nos confinaran en nuestras casas, poco hacía prever que lo que comentábamos en aquel encuentro tardaría un poquito más de lo previsto en cumplirse. Yo llevaba meses queriendo visitar su planta de reciclaje pero al final los compromisos y de unas y otros retrasó ese reencuentro.

¿QUÉ ES BIRZIPLASTIC?

¿Qué es Birziplastic? Cuando oímos hablar de reciclaje normalmente pensamos en botellas y latas de bebidas y todo el plástico que generamos en casa y en hostelería. Sin embargo, en Birziplastic  basan sus esfuerzos en reciclar el plástico industrial y este sí que es otro mundo por descubrir.

Están localizados en el polígono de El Páramo, en Balmaseda. Una sonriente y amable Maitane salió a recibirme y me hizo una breve introducción sobre lo que hacen allí. Mikel me explicó con todo detalle los tipos de plásticos con los que trabajan, más centrados en la industria de la automoción, pero que sepas que ahí no se limita su labor.

Si desarmamos un coche encontraremos decenas de piezas de plástico y no todas ellas son del mismo tipo de plástico y algunas vienen combinadas con metales, pinturas,… y es ahí donde radica la complejidad del reciclado. Estas mezclas impiden que el plástico sea puro y por tanto deja de tener la calidad necesaria para volver a emplearse. En Birziplastik han encontrado la forma de poder separar estos componentes para poder seguir siendo útiles para el mercado.

¿SÓLO RECICLAN PIEZAS DE COCHES?

La respuesta es negativa, también reciclan contenedores de basura que están fuera de uso, cajas de bebidas,… y están en proceso de reciclar luces callejeras de Navidad, redes de pesca, mascarillas y un sinfín de plásticos más. La labor que tienen entre manos no es pequeña, pero sí muy necesaria. 

Birziplastic recicla contenedores en desuso

¿QUÉ SISTEMA USAN PARA PODER DAR USO AL PLÁSTICO?

Los plásticos se cortan para que tengan un tamaño adecuado para la máquina de triturado. Se vuelca el material cortado en la máquina y esta trocea el plástico conforme al tamaño deseado y se mete en unos sacos que se almacenan hasta que llega el camión que los distribuye a la empresa correspondiente donde volverá a ser empleado.

Máquina de reciclado
Una de sus máquinas para triturar plástico.

Entre otros aspectos positivos de Birziplastic están que trabajan con empresas vascas que no están ubicadas a más de 150 km de distancia, no usan agentes contaminantes en el proceso y reducen el consumo energético todo lo que pueden. 

Detrás de Birziplastic hay mucho trabajo pero lo que les viene por delante no es peccata minuta ya que están consiguiendo alianzas y proyectos que les ampliarán el sector de trabajo y eso, evidentemente, supone más trabajo, pero sin duda más alegría, como la que transmite este equipazo emprendedor, trabajador y creativo. 

Si quieres saber más sobre Birziplastic no dudes en visitar su página web. 

Mi mensaje para Maitane, Unai y Mikel: “Gracias por acogerme una vez más tan bien y, sobre todo, por ser tan transparentes conmigo comentando vuestro proceso. Sin duda seguiremos buscando la forma de apoyarnos y colaborar. Sigamos trabajando por una economía circular real.

¿Estás listo/a para ser más pobre para vivir en un mundo más rico?

¿ESTÁS LISTO/A PARA SER MÁS POBRE PARA VIVIR EN UN MUNDO MÁS RICO?

Esa es la pregunta que te lanzamos este mes: ¿Estás listo/a para ser más pobre para vivir en un mundo más rico? La respuesta piénsala bien, ya la hagas desde el corazón o desde la razón. Seguro que hay conceptos que te suenan: crisis climática, colapso ecológico, huella ecológica, pérdida de biodiversidad, contaminación,… Tenemos que replantearnos el sistema económico y productivo convencional que solo busca el crecimiento económico y que deja de lado factores como un reparto equitativo de la economía o el impacto medioambiental de dicho crecimiento.

Te damos cuatro datos interesantes para reflexionar:

  • El petróleo tardó unos 60 – 80 años en sustituir y superar como combustible principal al carbón. En aquel entonces la población mundial era de unos 3.000 millones de habitantes. El nivel de consumo mundial era de unos 3000 Mtep/año. En 2021 hay una población de 7.900 millones de habitantes y un nivel de consumo de petróleo de más de 14.000 Mtep/año. Es decir, que comparado con hace un siglo son 16 veces más de consumo de energía con casi cinco veces más población, y son 4,4 veces más de consumo de energía que hace medio siglo, con dos veces y media más de población. (Nota: Mtep: siglas de Millones de Toneladas equivalentes de petróleo: es una de las unidades grandes de energía. Se necesitan 7,4 barriles de crudo para obtener un Tep.)
  • La humanidad necesita 1,7 planetas para satisfacer su ritmo de consumo. (Datos de Latinclima en agosto de 2018). Esta es la media global, pero si toda la humanidad viviera como los hacen los estadounidenses se necesitarían cinco planetas. Si fuera como los australianos, serían necesarios 4,1 planetas. Si fuera como en Corea del Sur 3,5 planetas, y tres planetas para el caso de los alemanes. Y harían falta dos planetas y medio si todo el mundo viviera como en España. En el caso de Qatar la cifra ascendería a 7 planetas. Esto supone un d´éficil ecológico que no deja de crecer en el tiempo.
  • Si no se producen cambios en la gestión económica y política, el planeta experimentará un aumento de de temperatura de hasta 6 grados en 2050, sobrepasando con creces el máximo de 2 grados de aumento sobre la temperatura actual que los científicos establecen como seguros. (Informe de la OCDE)
  • En el mismo informe se advierte que la contaminación del aire se convertirá en la primera causa de mortandad prematura, con mayor riesgo en países industrializados.
  • Dentro de 40 años 1.400 millones de personas seguirán sin acceso al agua y a la sanidad básica. La contaminación del agua (de consumo humano y agrícola) aumentará lo que tendrá como consecuencia el aumento de enfermedades y un daño irreparable a la biodiversidad.

Podríamos seguir enumerando consecuencias de nuestro modelo de consumo, pero tampoco queremos hundirte y que sientas que ya no se puede hacer anda. Todo lo contrario, te animamos a que tomes acción.

pollution, garbage, degradation-1603644.jpg
No podemos seguir con este modelo económico, es insostenible para nuestro planeta.

¿Qué puedes hacer para ser más pobre?

La respuesta es sencilla: consumir menos (agua, energías fósiles, ropa, comida, tecnología…) ¿Ahora entiendes la pregunta del principio? Ser más pobre según lo que se entiende por ser más pobre en una sistema en que se pone en valor el exceso (exceso de dinero, de propiedades, de comida, de ropa, de vehículos, de tecnologías,…), un sistema en que tener menos cosas materiales es sinónimo de pobreza.

¿Es posible conseguir un equilibrio? Sí, pero evidentemente habría que repartir mejor lo que ya hay. No es que haya exceso de personas en el mundo (que tal vez ese sea otro condicionante) pero lo que está claro es que si personas como Jeff Bezos (Amazon), Elon Musk (Tesla), Bernard Arnault (Sephora, Louis Vuitton, entre otras 70 marcas), Billa Gates (Microsoft), Mark Zuckerberg (Facebook), por nombrar a los más ricachones fueran mil euristas, si todas las personas del mundo fuéramos mileuristas y nos diera para tener una vida digna, para vivir en un estado de bienestar, otro gallo cantaría.

La cuestión es de dónde vienen todos esos ingresos, de dónde llega ese dinero: ¿colaboras con tus compras para que Jeff siga siendo el hombre más rico del mundo? Lo que compras, lo que consumes determina el futuro del planeta, no solo de tu vida. Así que comprar sólo lo que necesitas, hacer intercambio de servicios, compartir con tu comunidad o alquilar algo tan simple como un taladro o una lavadora (Compras un taladro que usas una vez al año, por ejemplo), practicar el trueque,…y sobre todo, por encima de todo pararte a pensar antes de comprar, antes de dejarte guiar por un capricho o una necesidad temporal.

cooperation, friendship, hands-1301790.jpg
Podemos construir un planeta rico para todo el mundo, ¿te unes?

10 medidas para decrecer

No me invento yo esta lista (la saco de un documento compartido por Emilio Santiago Muiño), dejando claro que decrecer no significa que vayamos a vivir realmente peor.

  • Reforma ecológica de la contabilidad nacional
  • Determinar unos ingresos mínimos y unos ingresos máximos
  • Nueva era fiscal verde
  • Reducción de la jornada de trabajo en un contexto de política de pleno empleo.
  • Negociar la cancelación de la deuda Sur-Norte teniendo en cuenta el saqueo histórico y actual Norte- Sur
  • Topes máximos y cuotas en el uso de recursos no renovables
  • Desarrollo de las renovables en un sentido amplio: políticas de transporte, diseño urbano, gestión del territorio y de servicios sociales para facilitar la relocalización (nuestro sistema actual está basado en la deslocalización)
  • Desarrollo de la agroecología como elemento básico de reequilibrio demográfico y territorial ciudad-campo
  • Economía circular: reciclaje de minerales, abolición de la obsolescencia programada, diseños que faciliten la reparación y el reciclaje, legislación que posibilite todo lo anterior
  • Nuevo bienes comunes: servicios públicos. Nuevos bienes comunes digitales. El uso compartido frente a la propiedad.

Te lo volvemos a preguntar: ¿Estás dispuesto o dispuesta a ser más «pobre»?

5 frases que escucharás si decides cuidar el planeta

5 FRASES QUE ESCUCHARÁS SI DECIDES CUIDAR EL PLANETA

¿Por qué te hablamos de las 5 frases que escucharás si decides cuidar el planeta? Porque seguro que te has encontrado inmersa o inmerso en una conversación sobre tus cambios de hábitos para tratar de cuidar el planeta y alguien te ha salido con alguna frase a la defensiva, aunque tú no estuvieras juzgando a la otra persona. Son frases que habrás oído u oirás más de una vez cuando hables de temas relacionados con el planeta. A mí me ha pasado en diversas ocasiones, aunque ya no tanto, que de vez en cuando alguna frase resuena en mitad de una de estas conversaciones hablando del cambio climático, de la contaminación plástica,… Vamos a ver si te suena alguna de las cinco y veamos qué datos puedes facilitar a la persona que sale a la defensiva.


Pero yo ya reciclo…

Esta es muy muy habitual cuando hablas de la cantidad de plástico que hay en la naturaleza. Estás hablando de que hay alternativas al uso indiscriminado de plástico y alguien dice: «pero yo ya reciclo».

Por un lado separar la basura no es reciclar, aunque puede ser un primer paso y lo que viene después evidentemente se escapa de nuestras manos. Está muy bien separar la basura, usar distintos contenedores y tratar de no mezclar las basuras, pero…la mejor basura plástica es la que no generamos.

recycling bins, recycle, environment-373156.jpg
Contenedores de reciclaje. Reciclar no es suficiente.

Dato: Solo se ha reciclado un 9% de todo el desecho del plástico que se ha producido a lo largo de la historia. Aproximadamente un 12% se ha incinerado y el 79% a acabado en el medio ambiente o un vertedero. (Y eso incluye tu pueblo, tu barrio, tu país,… no vale lanzar balones fuera).


Bueno, ¿pero seguro que algo de plástico usas, no?

Algo no, uso mucho,en ropa vieja, en utensilios viejos, cuando hago deporte, en mis vehículos, … Evidentemente no usar nada de nada de plástico es complicado, pero lo que yo hago de imperfecto resulta que no justifica tu inacción. Reducir el uso de plástico supone quitar cosas y cambiar hábitos, estoy en mi proceso, y ¿tú?

Dato: en el mundo se compran un millón de botellas de plástico cada minuto y se usan hasta 5 billones de bolsas de plástico de usar y tirar a nivel mundial. La mitad del plástico producido se diseña para usarlo una sola vez y después tirarlo. (Ese es el plástico más peligroso y abundante, aunque no el único, por desgracia).


No vas a salvar el mundo…


Y no lo pretendo, solo trato de hacer las cosas lo mejor posible, con mis contradicciones, con mis aciertos y mis meteduras de pata, a veces conscientes y la mayor de ellas inconscientes. ¿A quién no le ha pasado cambiar un objeto por otro y descubrir a la larga que contamina más que lo que usabas antes?

Dato: dependiendo de la tipología y tamaño del plástico tarda entre 100 y 1.000 años en descomponerse. Los plásticos que acaban en el mar terminan con la vida de muchos animales, su tiempo de descomposición es mayor que si estuvieran en tierra firme.


Pero yo reutilizo las bolsas que me dan.


Las bolsas de plástico se van degradando y se rompen, puede que las uses unas cuantas veces pero se acabarán convirtiendo en microplasticos. Usar bolsas de tela aunque su fabricación pueda ser más costosa es mucho mejor a la larga porque duran más, se pueden arreglar, y no se van degradando en pequeños microplasticos que acabarán siendo ingeridos por nosotros o el resto de animales.

Dato: Las botellas de plástico suelen estar hechas de tereftato de polietileno, un material que no pueden destruir los microorganismos. La única forma de deshacer el plástico de las bolsas o botellas es la fotodegración. Los rayo UV convierten el plástico en pequeñas piezas que contienen productos químicos tóxicos (bisfernol A y oligómero Ps). Estos químicos contaminan el sistema digestivo de los animales, además del agua que tomamos. (Sí, esto no es inocuo para el ser humano, esto genera enfermedades).


¿No estás un poco obsesionada? No creo que sea para tanto… 

Los datos hablan por sí solos. El planeta es nuestro hogar. Creo que a nadie le gustaría entrar en su casa y andar pisando basura por el suelo, por la cama, por el sofá, darte un baño en la bañera y que esté el agua llena de plásticos… Imagina esto por un momento,… ¿Cómo te sentirías? ¿Estarías a gusto en tu casa? ¿Dejarías la basura donde está? ¿Y si no tuvieras opción de llevarla a ningún lugar porque hicieras lo que hicieras el plástico seguiría allí… tratarías de dejar de consumir plástico?

clouds, clouded sky, heaven-2841053.jpg
Debemos cuidar el planeta con todo nuestro corazón

Dato: en los últimos 10 años se han producido más plásticos que en toda la historia de la humanidad. El cuarto país con más demanda de plástico en la Unión Europea es España, de ahí que se estime que para 2050 habrá más plásticos que peces en el mar.


Estamos de plástico hasta el cuello, pero este no es todo el problema que sufre nuestra Tierra, también podemos hablar de cambio climático, contaminación del agua potable, contaminación de la tierra, pérdida de biodiversidad… Sinceramente, si miramos un poquito más allá de nuestro cuerpo y del presente seguro que nos entra un poco de inquietud de la buena.

Dato (el último, lo prometo): En países de alta renta per cápita la cantidad de materias primas necesarias para cubrir las supuestas necesidades que tenemos es más de diez veces mayor que en los países de renta baja. Los países del grupo del G20 son responsables del 78% de emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial. (¿Casi nada, verdad?)

En conclusión, aquí tienes unos cuantos datos para rebatir cuando alguien te salga con alguna de estas típicas frases que se usan para justificar la inacción. ¿Y a ti qué frases te han dicho? o ¿Qué frases has usado tú alguna vez? (Que todas las personas hemos pasado por distintas fases vitales, yo era de las que hace años decía: «pero, yo ya reciclo» ;))

Los datos presentados no me los he inventado yo, los puedes encontrar y más detallados en la página oficial de las Naciones Unidas.

Si quieres coger ideas de cómo cuidar el planeta consulta nuestra web, tenemos artículos publicados muy interesantes, también puedes ver nuestro vídeos en el canal de Youtube de Ola sin plástico.

leer más