Viaja y reduce tu huella es una necesidad

5 ECOTIPS PARA RECORRER EL MUNDO SIN DEJAR HUELLA

No vamos a engañarnos, cuando viajas provocas un impacto en tu recorrido y destino, pero es cierto que puedes tener en cuenta 5 ecotips para recorrer el mundo sin dejar huella (o al menos reducirla). Cada una de ellas está basada en nuestra propia experiencia y, por eso, sabemos de lo que hablamos. Tal vez no puedas aplicar todas en un mismo viaje pero, ¿por qué no intentarlo al menos?

1.ELIGE EL TRANSPORTE MÁS SOSTENIBLE

´Que sí, que a todas las personas nos gusta la rapidez y la comodidad y, actualmente, que encontramos vuelos a precios de risa parece de poco inteligente no viajar en avión. Sin embargo, la cantidad de gases de efecto invernadero que se lanzan a nivel mundial con los vuelos es brutal. Según el Grupo de Acción de Transporte Aéreo, en 2018 a nivel mundial se emitieron más de 895 millones de toneladas de CO2. Así que antes de comprar el billete más barato mira cuál es el recorrido que vas a hacer y si hay otra opción más sostenible.

BUSCA ALTERNATIVAS

Tal vez puedas ir de un lugar a otro del país en autobús o en tren y aunque tardes un poco más tal vez tengas la oportunidad de conocer a gente interesante en tu trayecto, veas paisajes que de otra forma te habrías perdido, puedas probar la gastronomía de ciertas zonas por las que solo estarás de paso. Yo he viajado mucho en transporte público (y lo sigo haciendo) y 12 horas de un bus destartalado con un calor infernal puede ser una pesadilla o una experiencia de lo más divertida, muchas veces solo es cuestión de cambiar la mirada.

Así que antes de comprar un billete de avión hazte la siguiente pregunta, ¿tengo otra opción? y si vas a comprar un vuelo sí o sí porque no tienes medio año para viajar desde tu casa a Australia pregúntate si ese otro vuelo que cuesta un poco más tal vez haga menos escalas y por tanto hagas menos millas sobre un aeroplano, reduciendo así tu huella.

Viaja y reduce tu huella es una necesidad
Duna de Pilat (Francia)

Por otro lado, para ir a la playa o al monte seguro que hay una opción de transporte en autobús o en tren, incluso puede que haya la opción de acercarte en bicicleta. Subirte al coche, meterte en un atasco para tratar de aparcar en la arena después de escuchar pitidos, gritos y sacarte de quicio, tal vez no sea después de todo la mejor opción. Por muy cómodo que pueda parecernos en un principio movernos en nuestro propio transporte, porque así nos lo venden en los medios continuamente, a veces una opción más barata y compartida es mejor para ti y para el planeta.

2. VIAJA CON MENOS PLÁSTICO

Hace poco te lo contamos en nuestro canal de YouTube y en una publicación en la web, cómo puedes reducir tu consumo de plástico en tu propio neceser de viaje, pero aquí te vamos a enumerar algunos consejos más.

En los aviones y autobuses a veces te ofrecen comida y bebida y esta, siempre está plastificada. Una idea es llevar tu propio termo para el agua (los chinos y chinas no viajan sin él) y podrás rellenarlo con agua siempre que necesites. Además, puedes llevar tus propios cubiertos, venden unos juegos de madera o de bambú que no pesan nada, así podrás decir que no necesitas los cubiertos de plástico. Con las servilletas sucede lo mismo, ¿por qué no llevar tu propia servilleta de tela?

Otros aspectos a tener en cuenta a la hora de viajar es que puedes llevar tus propias bolsas de tela para la compra, si lo haces en tu casa, ¿por qué no hacerlo viajando? Las bolsas de tela también te sirven para llevar tu calzado, como neceser y para guardar la ropa sucia. Olvídate de las bolsas de plástico que hacer ruido y terminan rompiéndose.

Por último, si te llevas plástico a otro país regresa con tu plástico a tu casa. No es ninguna broma. Visitando Senegal, la presencia de basureros era nula y, por eso, todos los blisters vacíos del Malarone regresaron a casa, porque aquí, independientemente de lo que se termine haciendo con ello (esto ya no depende ni de ti ni de nosotras), al menos sí hay contenedores donde tirar la basura.

3. NO ENSUCIES

Esta es tan básica que parece dar la risa, pero es de todo menos graciosa. No hagas fuera lo que no harías en tu casa. Si no hay papeleras guárdate tu basura hasta que encuentres una. Este consejo sirve tanto para playas, montes, ríos, pueblos ciudades,… y, por supuesto, incluye a las colillas de tabaco. Si no tirarías una colilla en la alfombra de tu casa tampoco tires tus colillas por ahí, son altamente contaminantes como ya te hemos comentado otras veces.

4. LIMPIA LA BASURA QUE ENCUENTRES EN LA NATURALEZA

Está muy bien recoger la basura de tu playa habitual o de tu monte favorito de vez en cuando, pero trasladar este hábito a cada lugar que visites es un don que puedes elegir tener. El año pasado en India encontré playas tan sucias que era casi imposible saber por dónde empezar, sin embargo, recoger aunque sea una bolsa con basura es un comienzo y sirve de ejemplo para la gente que te ve. Ya sabemos cuál es el ideal, que no haya basura, que haya una buena gestión de los residuos, que las playas estuvieran limpias sin necesidad de ir a recoger nada…, pero la realidad nos aplasta la mirada con imágenes desoladoras que no podemos permitir. Pasa a la acción y no dejes que la comodidad te haga ser una persona inútil para la naturaleza.

5. RESPETA LOS LUGARES QUE VISITAS

¿A qué nos referimos con que respetes los lugares que visitas? Pues además de no tocar con tu mano la “Mona Lisa” en el Louvre, entre otras cosas porque seguro que te saltan encima un par de seguratas, debes respetar los espacios naturales como si de La Gioconda se trataran.Que igual te da mucha pena no llevarte esa concha tan bonita que encontraste en una playa en Grecia o cómo no llevarte un trozo de estalactita que tiene millones de años o un trozo de lava de un volcán o una piedra bonita de un río… pero, ¿Para qué las quieres realmente? ¿Cuántas veces te vas a poner a contemplar esa concha, esa estalactita o esa piedra? ¿Podrías vivir sin ellas?

Reduce tu huella viajando.Hacer torres con piedras puede dañar gravemente el medio ambiente
La costumbre de hacer torres con piedras puede alterar la vida de muchos seres vivos

Tal vez pienses que no pasa nada por llevarte una concha de una playa, si hay miles, pero estamos en lo de siempre… no eres solo tú, somos millones de personas que podríamos hacer lo mismo. ¿Te imaginas que cada vez que alguien visita tu casa se lleve algo de ella? ¿Ese cuadro tan bonito de la entrada? ¿Ese marco tan chulo con la foto de familia? ¿Total, tienes tantas cosas? Si fijo que ni te enteras, ¿no? ¿Y si se lo llevan sin permiso? ¿Cómo te sentirías?

Probablemente tu gesto pueda implicar que cambie la vida de algún ser vivo, esos que no vemos, pero que tan fundamentales son en la cadena trófica y en la supervivencia del planeta. Así que antes de llevarte algo que vas a dejar abandonado acumulando polvo en una caja o un rincón, piensa si hace más función en el lugar donde está o en tu dulce hogar.

DISFRUTA DE LAS VACACIONES CON RESPETO

Queremos que disfrutes de las vacaciones estés donde estés, te quedes aquí o te vayas a la luna, pero nos gustaría que tus vacaciones respetasen al planeta. Por mucho que te guste un hotel con vistas a la playa, tal vez ese hotel no esté respetando ninguna ley de costas y haya destruido un paraje espectacular. Así que además de mirar por tu bolsillo y tus caprichos, que todas las personas los tenemos, piensa qué implicación puede tener eso para el planeta y si satisfacer ese antojo a la larga te compensará.

Te dejamos un enlace que puede que te resulte de interés para calcular tu huella de carbono, o tal vez no quieras saberlo para no deprimirte (jejeje, también es otra opción). Sigue disfrutando de tus vacaciones, pero reduciendo tu huella de carbono.

close

Hola 👋
Un placer conocerte.

Si te gusta lo que ves apúntate a nuestro ecoboletín mensual.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.