Uncategorized

el coste social y medioambiental de la ropa barata

EL COSTE SOCIAL Y MEDIOAMBIENTAL DE LA ROPA BARATA

Introducción

Ya es enero y eso es sinónimo de rebajas en moda. Muchas personas se lanzan a la calle o al centro comercial en busca del «chollo» . Unas veces por necesidad, otras por capricho…. En la mayoría de los casos son días de compras sin medida, ya que afortunadamente gran parte de nosotr@s tenemos de todo y muchas veces compramos porque está rebajado y no porque realmente lo necesitemos. Además la mayoría de estas compras las hacemos en tiendas donde su producto es el «fast fashion».

Desde Ola sin Plástico queremos haceros pensar en todo el proceso por el que tiene que pasar una prenda, desde que se fabrica hasta que ya la retiramos. Todo esto tiene un impacto, tanto social como ambiental; os contamos a continuación.

Fast fashion

Lo primero que haremos es definir qué es la «Ropa Rápida» o «Fast Fashion». Según datos de AEMA, cada europeo compra al año 6 kg de ropa y casi la mitad de lo que compramos lo desechamos antes de llegar al año. Este el concepto de ropa rápida. Consumimos mucha ropa en poco espacio de tiempo. A esto hay que sumarle que la mayoría de estas prendas son de baja calidad, hechas con frecuencia con tejidos sintéticos como el poliéster, lo que hace que no sean duraderas y las tengamos que retirar pasado poco tiempo.

Coste social

Este es un tema que daría para otro artículo así que intentaremos ser breves.

La mayoría de esta ropa se fabrica en países donde las condiciones laborales están muy por debajo de lo que debería ser. Sobre todo mujeres pero también niñ@s trabajan a destajo durante muchas horas al día por un sueldo miserable.

Seguro que recordáis la catástrofe que ocurrió hace años en Bangladesh donde un edificio de ocho plantas que albergaba varios talleres de industria textil se derrumbó.

Los trabajadores ya habían dado la voz de alarma de que algo no iba bien pero los dueños les obligaron a seguir trabajando. Muchas personas fallecieron.

Podéis visitar la página ropalimpia.org para informaros sobre las asociaciones trabajan para mejorar las condiciones laborales y empoderar a las personas que trabajan en la industria global de la confección.

Coste medioambiental.

Cada vez más datos corroboran que la industria textil es una de las más contaminantes del planeta y esto está influyendo en el cambio climático.

Se produce contaminación en todas las «etapas» : desde la fabricación de la prenda, transporte de la misma, uso y desecho.

Fabricación

El sector textil ocupa el tercer puesto entre los sectores que más agua consumen y con mayor uso de suelo. La mayor parte del impacto medioambiental se produce durante la fabricación, es decir, desde la extracción de materiales hasta que sale de la fábrica.

Por ejemplo, para elaborar cada par de pantalones vaqueros se emplean más de 3000 litros de agua. Una camiseta, unos 2700 litros…

Además, los tintes utilizados son vertidos tóxicos que contaminan todo a su paso

Por otra parte, el material del que están hechas nuestras prendas también influye en el medio ambiente.

Las prendas sintéticas vienen de los combustibles fósiles con la contaminación que ello conlleva. Lo que ocurre es que son más baratas y fáciles de adquirir.

Los 2 materiales sintéticos más utilizados son el nailon y el poliéster.

El nailon crea óxido nítrico, un gas de efecto invernadero 310 veces más potente que el dióxido de carbono.

El poliéster utiliza grandes cantidades de agua para su refrigeración y los lubricantes utilizados en su producción son muy contaminantes.

Por otra parte, la extracción de materias primas naturales como el algodón conlleva un coste ambiental significativo. Su siembra va de la mano con el uso de pesticidas y fertilizantes perjudiciales para el suelo.

Además durante la producción se utiliza energía que se traduce en emisiones de CO2.

Fuente: Sostenible o sustentable

Transporte

La industria de la moda rápida necesita el avión como medio de transporte para que su producto llegue cuanto antes al consumidor. En 2022 tan solo en la UE se importaron y exportaron 700000 toneladas de ropa, textiles y calzado por vía aérea. Esto equivale a unos 20 vuelos diarios únicamente con artículos de moda.

Un dato sorprendente es que la mayor parte de este transporte aéreo se produce en España con Inditex como uno de sus principales clientes. Esto provoca grandes emisiones de CO2 a la atmósfera.

Según un informe de la Conferencia de la ONU, «la industria de la moda produce más emisiones de carbono que todos los vuelos y envíos marítimos internacionales juntos»

Utilización

Seguimos con nuestra «ruta» por las etapas de la prenda. Cuando utilizamos nuestra ropa, más bien, cuando la lavamos, si está hecha con materiales sintéticos, estaremos desechando miles de microfibras (microplásticos) por el desagüe. Esto implica la contaminación de nuestros mares y océanos. Según la FAO hay microplásticos en 800 especies marinas. Si queréis saber más sobre este tema podéis leer nuestro artículo sobre microplásticos.

Desecho

Y llegó el momento de deshacernos de esa camiseta, esos pantalones… ¿Porque está viejo? ¿Porque ha pasado de moda? Cada vez los retiramos antes. Según datos de la AEMA no usamos el 21% de la ropa que tenemos y casi la mitad de lo que compramos lo desechamos antes de llegar al año. Está claro que lo que menos impacto genera es alargar la vida útil de la prenda.

La manera que tenemos de deshacernos de nuestra ropa no deseada ha cambiado a lo largo de los años. Anteriormente había una tendencia a donar entre familiares y amigos. Actualmente esto no se da tanto también en parte porque la mala calidad de ciertas prendas hace inviable continuar usándola. Globalmente menos del 1% de la ropa se recicla. Existe una «necesidad» de mezclar varios tejidos y una tela mezclada no se puede reciclar.

Los tejidos sintéticos son reciclables pero no biodegradables.

Por otra parte, muchos solemos pensar que meter nuestra ropa usada en los contenedores dispuestos para ello hará que esta sea utilizada por personas con menos recursos. La realidad es que muchas de estas prendas acaban en contenedores en países poco desarrollados convirtiéndose en verdaderos vertederos.

Fuente: El periódico. Vertedero de ropa barata

Para pensar…

Con toda esta información, desde Ola sin Plástico os animamos a ser un poco más sostenible con la ropa que adquirimos. Por eso nuestro consejo siempre será reducir el número de prendas que compramos (llama mucho la atención la cantidad de ropa que compramos y no la sacamos del armario); solo basta con pensar ¿realmente lo necesito? También reutilizar la que ya tenemos. Un ropa de calidad siempre nos durará más y en mejores condiciones que una tela barata que nos haya costado unos pocos euros. También podemos cuidar la ropa durante el lavado con detergentes no abrasivos y escoger telas ecológicas.

Si este tema os interesa os animamos a que entréis en la página carrodecombate.com, donde os explicarán más sobre la «moda basura» y encontraréis artículos muy interesantes sobre este y otros temas.

¡Cuidar de lo que más queremos no tiene precio!

las personas olvidadas del cambio climático

LAS PERSONAS OLVIDADAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO

Introducción

En los últimos años, y más concretamente estos últimos meses donde parece que el tiempo se ha vuelto loco, no paramos de oír en la calle y en los diferentes medios de comunicación a personas expertas y no tan expertas hablar del cambio climático y de sus consecuencias.

Por una vez parece que la mayoría de los ciudadanos del planeta se han puesto de acuerdo en afirmar que existe (aunque a pesar de los datos siempre hay escépticos). Por desgracia aún hay mucha inacción y la creencia que no nos tocará directamente..

En el artículo de este mes, desde Ola sin Plástico queremos ir un poco más allá y hablar de los grandes olvidad@s damnifica@s por el cambio climático. Son esas personas que tienen que dejar sus hogares e inclusos sus países para poder simplemente vivir. Ya no hablemos de “en condiciones dignas “, que eso ya daría para otro debate.

Efectos y causas del cambio climático

Para entrar un poco en materia vamos a hablar primeramente de los principales efectos del cambio climático. Muchos ya los conocemos.

-Elevación de las temperaturas.

-Tormentas más potentes.

-Aumento de las sequías.

-Aumento del nivel de los océanos y calentamiento del agua.

-Desaparición de especies.

-Escasez de alimentos.

-Pobreza y desplazamiento.

Todo esto se produce por muchas causas:

-Generación de energía relacionada fundamentalmente con los combustibles fósiles.

-Tala de bosques.

-Uso del transporte.

-Ciertas maneras de producir alimentos.

-Calentar o enfriar nuestras casas.

-Un consumo excesivo debido a nuestro estilo de vida.

Migrantes climáticos

Se suele hablar de los migrantes que vienen a Europa y a otras partes del planeta consideradas “primer mundo” en busca de un futuro mejor huyendo principalmente de guerras y conflictos; muchas de estas personas tienen que abandonar sus hogares no por estos motivos, si no debido a que el clima y las condiciones en sus lugares o países de origen han cambiado y no pueden garantizarse ni para ellos ni para su familia un futuro. Por lo tanto las migraciones climáticas se podrían encuadrar en movimientos forzados de población, ya que existen un conjunto de factores que hacen que este desplazamiento no se haga de manera voluntaria. Es un fenómeno muy complejo , heterogéneo y multicausal en el que intervienen elementos como las políticas locales y del lugar de destino y factores culturales, económicos, ambientales y de género entre otros.

El concepto de migración climática es muy amplio. Por un lado tenemos los desastres naturales repentinos, como inundaciones, huracanes… y por otro tenemos los fenómenos de evolución lenta; como las sequías la desertización…

En ambos casos, la probabilidad de que ocurra un desplazamiento de la población tiene que ver además de la intensidad del desastre, también con las capacidades de respuesta y de vulnerabilidad.

Estos desplazamientos pueden ocurrir dentro de un mismo país o atravesar sus fronteras. La mayor parte no pueden cruzar fronteras internacionales ya que para migrar grandes distancias hacen falta recursos económicos y socioculturales, por lo que muchas veces suelen descartarse. Especialmente ante eventos repentinos.

En los casos en que estas personas deciden sobrepasar las fronteras internacionales el factor climático queda diluido entre otros más visibles como la pobreza, la falta de trabajo.. pero eso no significa que el clima no tenga un fuerte peso en la decisión de migrar.

Muchas veces factores sociales, económicos y físicos hacen que estas personas queden “atrapadas” y no puedan desplazarse.

Algunos datos importantes

El Banco Mundial, en su informe publicado el 14 de septiembre de 2021 estima que para el año 2050 habrá unas 216 millones de personas desplazadas dentro de su país por motivos climáticos. Es posible que una parte se vea obligada a desplazarse a otros países.

Este informe prevé que la región más afectada será el África subsahariana (hasta 86 millones de desplazamientos). Le seguirían el este de Asia y el Pacífico (49 millones), el norte de África (19 millones), América Latina (17 millones) y Europa del Este , Asia Central y la India (5 millones)

Aunque esto son estimaciones, ya tenemos datos reales correspondientes al año 2022, donde hubo 5 países a la cabeza de desplazamientos internos.

Pakistán (8,2 millones), las Filipinas (5,4 millones), China (3,6 millones), India (2,5 millones) y Nigeria (2,5 millones). El 98% de estos desplazamientos fueron provocados por tormentas, inundaciones y sequías.

Injusticia global y de género

El cambio climático está muy relacionado con la economía global, es decir, los que menos recursos tienen son los que más lo están sufriendo.

Aquí debemos dar un tirón de orejas a “las economías del norte” que basan sus modelos de bienestar en un desarrollo económico dependiente de la quema de combustibles fósiles, la depredación de los recursos naturales, la degradación del medio ambiente y la explotación de las personas.

Estas zonas más industrializadas han conseguido enriquecerse e impulsar su expansión económica gracias al expolio de los recursos del sur global. Mientras unos se enriquecen otros pagan las consecuencias.

Por otra parte, el abordaje de la relación entre movilidad humana y factores ambientales no puede realizarse sin considerar las dinámicas de género que prevalecen en muchas regiones de nuestro planeta.

Las mujeres y las niñas se ven afectada de manera diferenciada por el cambio climático al disponer de menos mecanismos de acceso a recursos y a empleo. Las tareas tradicionalmente asignadas a este colectivo como son el cuidado del hogar, el cuidado de personas, el acceso al agua…dificultan las posibilidades de adaptación y acceso a opciones de movilidad.

Este colectivo sufre múltiples consecuencias diferenciadas en estos contextos que abarcan desde discriminación, hasta graves problemas de salud, aumento de cargas físicas, psicológicas y emocionales. También menor acceso a la educación y alto riesgo de ser víctimas de trata y tráfico de personas con fines de explotación sexual.

Existe una mayor vulnerabilidad que en el caso de los hombres a la hora por ejemplo de una reconstrucción de los medios de vida sobre todo en los países en vías de desarrollo.

Fuente: EFEverde (migración y cambio climático)

Conclusiones

La crisis climática es fruto de las actividades humanas donde el estilo de vida de los países del norte o más industrializados actúan en detrimento de las zonas más pobres y menos desarrolladas, haciendo que estas últimas sean las que sufren las consecuencias del cambio climático. En lugares deteriorados por estos efectos muchas personas se ven en la necesidad de desplazarse para poder sobrevivir.

Necesitamos desarrollar políticas y normativas de protección que incluyan las voces y las necesidades de quienes migran por estas causas. Y por su puesto cambiar nuestro estilo de vida y la manera que tenemos de consumir.

Natur Etxea, tu tienda ecosostenible en Algorta

NATUR ETXEA, TU TIENDA ECOSOSTENIBLE EN ALGORTA

INTRODUCCIÓN

Este mes hemos tenido el placer de hablar con los propietarios de Natur Etxea; una tienda capitaneada por Mariló y Álvaro situada en la calle Sarrikobaso de Algorta. Ellos han intentado llevar a su negocio una forma de vida basada en la disminución de plásticos y la utilización de productos más sostenibles para nuestro hogar. He de confesar que suelo ir de vez en cuando a hacerles una visita y me encantan todos los productos que tienen que además de ayudar a cuidar el planeta, son de muy buena calidad. Además, ellos conocen muy bien el producto que ofrecen y te aconsejan estupendamente sobre qué producto utilizar y cómo sacarle el máximo partido. Es una tienda de barrio que transmite cercanía y da confianza.

Álvaro y Mariló , propietarios.

La entrevista

¿Cuándo abrió sus puertas Natur Etxea?

Natur Etxea abrió hace algo más de 4 años, en Septiembre de 2018.

¿Qué clase de productos vendéis?

Vendemos productos de limpieza ecosostenible a granel,veganos orgánicos y de procedencia nacional. También tenemos productos para dar alternativa al plástico, de uso cotidiano,desde estropajos y bayetas,hasta compresas de tela. Estamos incorporando cada vez más productos de cosmética sólida y de cercanía. También hay una parte en la tienda donde ofrecemos ambientación y perfume.

¿Cómo ha cambiado el negocio a lo largo de estos años?

En nuestro día a día llevábamos ya tiempo apostando por hacer una vida más sostenible y consciente y vimos que podíamos trasladar esa filosofía a nuestra tienda, que inicialmente era una perfumería. Por eso decidimos introducir productos de limpieza ecológica a granel, dando la posibilidad de reutilizar de esta manera los envases de plástico ya existentes.

¿De dónde proceden los productos? ¿Es difícil encontrar productos de cercanía?

 Buscamos productos de KM. 0,de artesanos y de origen nacional. Hace 4 años no era tan fácil encontrar productos de cercanía, pero cada vez hay más artesanos que venden productos ecológicos y productos en envases sostenibles.

¿Qué es lo que más demanda tiene?

Los productos más demandados son los de limpieza a granel, sobre todo detergente para lavadora,friegaplatos,bicarbonato y vinagre de limpieza. También hay gran demanda de aceites esenciales,jabones y champús sólidos.

¿Cuál es el perfil de la persona que va a vuestra tienda?

Al principio era la gente más joven la que se animaba a comprar a granel, pero ahora hay mucha gente concienciada con el medio ambiente y tenemos clientes de todas las edades.

¿Cómo podemos estar al tanto de vuestras novedades? 

Tenemos instagram y facebook, aparecemos como Natur Etxea y también hay un catálogo que se puede consultar a través de whatsapp 644 770 831.

Eskerrik asko bikote!

Muchas gracias por hacernos más visibles, nosotros seguiremos aportando nuestro granito de arena cada día.

fachada de Natur Etxea

Para terminar…

Desde Ola sin Plástico os animamos a comprar en estas tiendas a granel que afortunadamente cada vez las podemos encontrar con más facilidad en nuestros barrios. Si vives en Algorta o alrededores te animamos a que vayas a Natur Etxea a comprar tus productos de limpieza e higiene personal y si aún no te has decidido a dar el paso para ser más ecosostenible también te animamos a que lo pruebes; seguro que quedas satisfecho con la compra y además estarás haciendo un gesto por nuestro planeta. Puedes llevar tus envases vacíos y rellenarlos allí o bien si te sobran envases en casa, puedes dejarlos allí para que sean reutilizados por otra persona. ¡Reduce tu huella!

ecofeminismo, historia, definiciones y actualidad

ECOFEMINISMO, historia, definiciones y actualidad

Introducción

Después de varias entrevistas, conversaciones y otras charlas distendidas, desde la Asociación Ola sin Plástico hemos llegado a la conclusión que no todo el mundo tiene claro lo que el concepto Ecofeminismo significa.

El leer e investigar más profundamente me ha hecho darme cuenta que yo tampoco lo tengo tan claro. Así pues, vamos a intentar arrojar un poco de luz sobre el tema.

Inicios del ecofeminismo

El ecofeminismo es un movimiento que tiene su origen en los años setenta del siglo pasado. Françiose dÉaubonne (París, 1920-2005) escritora y feminista francesa fue una de las primeras en escribir sobre ecofeminismo.

Otras mujeres a destacar son Carol Adams (1951 EEUU), Karen Warren (1947 EEUU), Petra Kelly (1947 Alemania), Vandana Shiva (1952 India) e Wangari Maathai (1940 Kenia), que fue la primera mujer africana en recibir el premio Nobel de la Paz en 2004.

Definición y tipos

Lo primero de todo es que Ecofeminismo puede tener varios significados. Aunque la raíz común para todos es una palabra que me gusta porque engloba muchos conceptos y ni mucho menos quiere decir que la mujer es la protagonista de la historia, o que en la asociación damos prioridad a las mujeres. Ecofeminismo tiene un significado inclusivo. Afortunadamente hoy en día cada vez se escucha más esta palabra, aunque por desgracia no siempre se lleva a la práctica.

Hay varias vertientes del ecofeminismo:

Los ecofeminismos de corte esencialista o clásico que entienden que las mujeres están más cerca de la naturaleza por el hecho de parir. Las ecofeministas clásicas otorgan un valor superior a las mujeres y tiene un claro enfoque ginecocéntrico.

Ecofeminismo constructivista. Es crítico con el anterior. Defiende que las mujeres están más cerca de la naturaleza debido a cómo está establecida la sociedad y el rol que le ha tocado a la mujer.

Este ecofeminismo denuncia la subordinación de la ecología y las relaciones entre las personas a la economía y su obsesión por el crecimiento.

Más definiciones

Si buscamos ecofeminismo en google, una de las definiciones que aparece lo define como un movimiento que agrupa la voluntad trasformadora del feminismo y del ecologismo para alcanzar un mundo más justo, equitativo y saludable.

Según la pensadora Ecofeminista Alicia Puleo «el ecofeminismo es el encuentro entre feminismo y el ecologismo. Su objetivo más profundo es una redefinición del ser humano que implica una redefinición de los demás seres vivos para habitar más pacíficamente la tierra»

Otra de nuestras ecofeministas mas importantes es Yayo Herrero, que define el ecofeminismo como un diálogo entre el movimiento ecologista y el movimiento feminista. Según esta antropóloga hemos convertido la vida en la tierra en una guerra que va en contra de nosotros mismos. También nos explica que toda persona es

ECODEPENDIENTE : necesita de su entorno para poder subsistir: agua, alimentos que nos da la tierra….

Y también

INTERDEPENDIENTE: Nuestros cuerpos son finitos. Ninguna persona puede vivir en solitario. En algún momento de nuestra vida necesitamos el cuidado de los demás.

Yayo Herrero nos intenta hacer ver cómo la ignorancia de estas dependencias se traduce en una mayor dependencia a toda esa producción masificada que nos lleva a alimentar el mito del crecimiento y la fantasía de la individualidad. El ecofeminismo nos ayuda a comprender que la crisis ecológica es también una crisis de relaciones sociales.

Yayo Herrero
Fuente: zumaia.eus

Algunas reflexiones

Según estas pensadoras llevamos muchas décadas en los que temas como la política, la economía y la cultura se han convertido en la prioridad de los seres humanos. Hemos dejado a un lado a la naturaleza para llevar a cabo nuestras acciones de productividad, es decir, generar más y más dinero.

Todo esto ha sido promovido por leyes que en gran parte han sido ideadas por hombres poderosos mientras que la mayoría de las mujeres se han dedicado a otras tareas no menos importantes pero sí menos visibles.

Hace más de dos años, cuando la pandemia del coronavirus aterrizó en nuestras vidas tod@s nos llevamos una gran sorpresa al comprobar que esos «trabajos esenciales» que eran los únicos que se permitieron seguir llevando a cabo, eran trabajos realizados en su mayoría por mujeres: cuidados de personas, trabajos en los supermercados…. El resto de trabajos no importaron mientras el mundo tuvo que pararse por unas semanas.

Mirada crítica

El ecofeminismo desarrolla una mirada crítica sobre el actual modelo social, económico y cultural y propone una mirada diferente dando valor a estas prácticas y sujetos que han sido catalogados como inferiores. Plantea que la alternativa no está en desnaturalizar a la mujer, sino renaturalizar al hombre. Una «renaturalización» que convierta en visible la ecodependencia para mujeres y hombres. (Yayo Herrero) Por su puesto todo esto pasa por un cambio en la manera que tenemos de entender nuestra propia cultura y se nos ha sido impuesta siglos atrás. Con esto quiero decir que hay que dar una oportunidad a los hombres que quieren formar parte de este proceso de cambio. Ellos también son víctimas de una sociedad que les ha condicionado para ser los más «machotes», los que llevan el dinero a casa… pero estoy segura de que muchos hombres no se sienten a gusto con este rol que les ha tocado vivir. Seguramente se sentirían mucho mejor si pudieran compartir esta tarea con el sexo contrario.

Según Puleo es necesario que los hombres asuman su parte en este cambio y que además es beneficioso para transformar las identidades masculinas estereotipadas que exigen de los varones la represión de la empatía, fomentan la distancia emocional y las actitudes de dominación.

Fuente: ecología verde

Conclusión

Por lo tanto, podemos concluir que el ecofeminismo es un movimiento inclusivo que persigue una comunión entre las personas y la naturaleza en donde se pueda desarrollar unas condiciones de vida aceptables para todos los individuos en donde existe una relación armónica entre la humanidad y la naturaleza y entre los seres humanos no dando importancia al género. Para poder llegar a todo esto debemos reconducir nuestro modelo de vida de consumismo y replantearnos nuestras relaciones interpersonales y con nuestro entorno. Y es por todo esto que nuestra asociación es ecofeminista, no se trata solo de cuidar del planeta sino de reconocer esa armonía y esas relaciones entre personas y resto de seres vivos del planeta.

¡salvemos el Puertito! Necesitamos un turismo sostenible

¡SALVEMOS EL PUERTITO! NECESITAMOS UN TURISMO SOSTENIBLE

Introducción

Todavía quedan en España lugares con encanto. Lugares que pertenecen a sus vecinos y a una parte del turismo que huye de las aglomeraciones y la masificación. Estas personas disfrutan de un turismo de calidad, respetuoso con el planeta.

El Puertito

Al sur de Tenerife puede que un lugar así desaparezca; todo por construir un macrocomplejo turístico llamado «cuna del alma», promovido por inversores Belgas.

Hablamos de la playa de Armeñime,en Adeje, donde la plataforma «Salvar el puertito», vecinos y otras asociaciones ecologistas lleva meses de movilizaciones, manifestaciones, caceroladas…incluso se han llegado a encadenar 40 días. Todo esto para presionar a las administraciones e intentar detener unas obras que ya han afectado a un yacimiento arqueológico y puede que afecte también a algunas especies vegetales únicas de Tenerife. Se trata de un ecosistema natural plagado de vegetación Tabaibal-cardonal muy madura y bien conservada.

En pleno verano, ante la inacción de las administraciones y el silencio de los principales representantes políticos activistas y personas concienciadas con el medio ambiente decidieron acampar en las inmediaciones de lo que para ellos será «la tumba del alma». Todo esto para denunciar posibles ilegalidades durante la obra y una serie de incumplimientos normativos que afectan al patrimonio natural y cultural canario. Durante este tiempo han conseguido en alguna ocasión frenar el avance de las máquinas pero desgraciadamente las obras continúan y el ambiente está cada vez más crispado. Hace pocos días varios activistas denunciaron haber sido agredidos por trabajadores de la propia empresa, todo esto tras un intento de recuperar maquinaria «secuestrada». Una veintena de guardias civiles con equipamientos antidisturbios sacaron protegidos y escoltados al director del proyecto y otros trabajadores del piso piloto de Cuna del Alma donde tienen las oficinas; fuera de estas intalaciones había gente acampada de manera pacífica, de ahí lo desproporcionado de la situación….

Lo que realmente nos debe preocupar, a parte de la barbaridad que quieren hacer en el Puertito, es que esto se puede extrapolar a cualquier punto del planeta. ¿Realmente queremos un turismo así?

Desde el equipo de Ola Sin Plástico mandamos todo nuestro apoyo a este grupo de valientes que no les importa encadenarse, acampar y hacer todo lo que puedan para evitar este desastre medioambiental.

Nuestro apoyo
Fuente: El Solidario

Otras aberraciones

Pero lo que está ocurriendo en el Puertito lleva años ocurriendo en el resto de España, cuando se decidió que el motor de este país debía ser el turismo, sin importar qué se llevaba por delante y a qué o quienes podía afectar. Tenemos muchos ejemplos de ello. Unos se han podido paralizar con éxito después de meses y/o años de lucha, otros por desgracia han salido adelante, otros se han quedado a medias….

Hemos elegido unos cuantos:

El Algarrobico (Almería): Se destrozó un enclave natural en la costa almeriense para construir un macrohotel. Cuando las obras se paralizaron en febrero del 2006 las obras ya estaban al 94%. Actualmente el esqueleto del hotel sigue ahí, esperando a ser demolido.

Playa de las Macenas (Almería): Quisieron construir un campo de golf , 1400 viviendas y un resort turístico. Finalmente el campo de Golf se inauguró en julio del 2008 y se cerró en 2014 por no poder afrontar el mantenimiento. Se llegaron a consrtuir 300 viviendas…

Marbella: En la época de Jesús Gil, cuando Marbella se puso de moda estaban proyectadas unas 38000 viviendas. La mayoría se iban a construir de manera ilegal. Los tribunales empezaron a paralizar las obras a partir de 2003. Se llegaron a construir unas 20000.

La Manga: La Manga era otro de esos paraísos naturales que destruyeron a base de construir más viviendas de las que podía acoger. El resultado, la eutrofización del agua debido a vertidos de fosfatos procedentes de estas viviendas y los abonos del regadío del campo de Cartagena.

Afortunadamente también hay obras que se han conseguido parar, como en Cataluña, donde querían construir 46.800 viviendas, la mayoría en el litoral de Tarragona. Geógrafos, geólogos y activistas ambientales lograron detenerlo alegando razones de seguridad por riesgo de inundación.

Fuente: cronicavasca.com

Aquí en Bizkaia tenemos el caso de la central nuclear de Lemoniz, que afortunadamente no llegó a ponerse en marcha. Una mole de hierro y hormigón armado nos recuerda todo lo que tuvieron que luchar los vecinos de la zona para paralizarlo. Actualmente hay varios proyectos para intentar aprovechar el edificio, entre ellos, un parque acuícola.

Hace meses os hablábamos de Antondegi Berdea, el movimiento que surgió para luchar contra el proyecto de construcción de una ola artificial en una zona protegida de Donosti.

Para reflexionar…

Nuestra sociedad tiene más poder del que creemos para poder paralizar obras tan aberrantes como las anteriormente descritas. Está claro que los de arriba, movidos únicamente por intereses económicos no nos lo pondrán nada fácil. Pero no podemos quedarnos de brazos cruzados mientras destrozan nuestro planeta con la excusa de convertir ciertos enclaves en lugares «más lujosos» al alcance de unos pocos. El lujo no es eso. El lujo es poder disfrutar de lugares con encanto donde los seres humanos viven en paz con la naturaleza y no malgastan los recursos que esta nos ofrece.

Rodolfo, secretario y voluntario de Ola sin Plástico

Rodolfo, secretario y voluntario de Ola sin Plástico

Este mes tenemos el placer de presentaros a Rodolfo, secretario de Ola sin Plástico. Un chico muy concienciado con el cuidado del medio ambiente y que además ha hecho de esta concienciación su forma de vida y su trabajo. Es un pilar fundamental en nuestra asociación donde además de organizar y ayudar en las labores de recogida de residuos de las playas, también hace una labor de difusión de sus conocimientos sobre economía circular.

Datos personales

Rodolfo, para quien no te conozca, ¿podrías hablarnos un poco de ti?
 
Nací en Brasil y tengo doble nacionalidad Portuguesa/Brasileña
Llevo 10 años viviendo en Bilbao-Euskadi
Siempre me he dedicado al sector de servicios, de los más distintos. Desde el mercado de seguros, eventos, música, hostelería, y he tenido muchas oportunidades de estudiar. 
 
En los estudios universitarios he concluido la carrera de Turismo, otra de Marketing, un máster en Negocios Internacionales, otro en Lean supply Chain Management y más recientemente he concluido otro máster en Economía Circular y Desarrollo Sostenible.
En una reciente limpieza en la playa de Arrigunaga (Getxo)

Experiencia como voluntario

¿Nos puedes contar un poco sobre tu labor en Ola sin Plástico y cómo comenzaste?
 
Cuando Ola Sin Plástico empezó a dar los primeros pasos nos empezamos a seguir en las redes…y justo cuando volví a abrir después del inicio de la pandemia, Raquel me escribió por instagram para hacerme una entrevista y ayudarme. He flipado con su más que buena voluntad, y cuando vino a Aloklub a entrevistarme ya me di cuenta que terminaría colaborando con Ola Sin Plástico por un largo periodo de tiempo. Se notaba que la pasión que tenía Raquel por el tema era muy similar a la mía.  Buscar concienciar a las personas y todos lo que pudiésemos sobre las necesidades de cambio que necesitamos en nuestra sociedad.
 
Así que poco a poco he ido colaborando como voluntario hasta que a finales del año pasado he aceptado la invitación de Raquel para oficializar mi trabajo en la Asociación Ola Sin Plástico como Secretario, al lado de Marta y de unas cuantas tremendas voluntarias más.
 
El Residuo es un problema de diseño (empresas), de gestión (sector público) y de concienciación (población), es decir, es un problema general donde todos somos responsables.
  
Y por estas razones siempre digo que participar de una recogida de basura en la playa es una de las mejores formas de ver de cerca el problema que tenemos en relación a los residuos. 
 
Esta actividad (recoger basura en la playa o donde sea) nos ayuda a concienciarnos de la problemática de residuos y el mal uso de recursos que tenemos al día de hoy.
 
Ir a la playa en realidad refleja muy bien cómo vivimos y actuamos. 
 
Podemos elegir ver solamente lo que queremos para no tener que preocuparnos mucho, o podemos abrir los ojos y empezar a tener una mirada crítica a los graves problemas que tenemos.

No hay una sola vez que como voluntario haya ido a  recoger basura a la playa con Ola Sin Plástico y que no haya terminado con una sensación de "algo estamos haciendo mal".
(hasta el actual momento hemos realizado 17 limpiezas y hemos sacado más de 2,5 toneladas de BASURA de las playas).
 
Una vez que participas de una de estas actividades, te enfrentas a la realidad y nunca más vuelves a la playa con la misma mirada.
 
Recientemente un niño de unos 5 años, viéndonos con la basura que habíamos recogido, dijo a la profesora: "Yo no quiero ir a la playa con esta basura". 
 
Este es el punto, nadie ni ningún ser vivo quiere, pero mientras no vemos el problema no lo aceptamos, y mientras no lo aceptamos, no solucionamos. 
 
Esto es lo que pasa en la vida en general, muchos decidimos no ver los problemas para mantener nuestras conciencias más tranquilas y no tener que buscar soluciones y salir de nuestra “zona de confort''. 
 
Además de mi trabajo de Secretario / Voluntario, hemos visto que entre las limpiezas y charlas, poco a poco, puedo ir llevando el mensaje de la "economía circular" a las personas y también a los niños. 
 
Creo mucho que estos temas (economía circular, sostenibilidad, cambio climático…) no deben quedarse solamente entre debates de instituciones públicas y privadas, sino que también deben alcanzar a la Sociedad Civil. 
 
Llevar esta información a las personas (adultos y niños) es extremadamente importante para fomentar una sociedad proactiva y de pensamiento crítico. 
 
La educación en general siempre será la mejor forma de evitar y frenar el "greenwashing", "circularwashing", "impactwashing", etc.
Imagen del periódico
Esto es solo una parte de la entrevista que le hemos hecho a nuestro secretario. Estad atentos a las próximas publicaciones de Ola sin Plástico porque seguiremos charlando con Rodolfo sobre Aloklub y economía circular. ¡ No te lo pierdas!
 

leer más