microplásticos: un macroproblema

MICROPLÁSTICOS: UN MACROPROBLEMA

INTRODUCCIÓN

Seguro que todos hemos oído hablar de los micropláticos; esas pequeñas partículas que flotan en el mar, o las encuentras por la playa, la montaña…. Pero no sé si nos hemos parado a pensar de dónde vienen, qué efecto tienen sobre nosotros y el planeta, y lo más importante: cómo se puede prevenir.

Desde Ola Sin Plástico queremos arrojar un poco de luz sobre este tema tan «de moda» pero sobre el que desgraciadamente poco se está haciendo….. Y sobre todo entendner que esto no es un «micro» sino un «macro»problema

¿QUÉ SON?

Se trata de pequeñas partículas sintéticas que provienen de derivados del petróleo. Son difícilmente degradables y su origen se encuentra en la actividad industrial y el consumo doméstico. Este es el punto interesante, ya que sin saberlo estamos vertiendo en nuestras aguas residuales microplásticos cuando utilizamos ciertos detergentes, algunos cosméticos e incluso cuando lavamos ropa que están hechas con una determinada tela.

El problema reside en que estos materiales debido a su tamaño son difícilmente tratables en la filtración de las depuradoras y acaban en ríos, mares y océanos principalmente (luego veremos que no todos acaban en el medio acuático) provocando serios daños al medio ambiente.

Se puede considerar microplástico a las partículas de este material menores de 5mm.

Existen 2 tipos de microplásticos:

Los primarios: Son aquellos que después de su uso llegan al medio natural en su forma original.

Los secundarios: Derivan de la degradación de otros productos plásticos.

Ambos son altamente tóxicos y derivan principalmente del polietileno, utilizado en bolsas de plásticos, cosméticos… y el polipropileno, presente en los tapones, en las fibras sintéticas…

NUEVOS ESTUDIOS

Por otro lado, un reciente estudio publicado hace algo más de un año en la revista estadounidense Proceedings of the National Academy os Science (PNAS) demuestra que además de en el agua, los microplasticos también están presentes en el aire que respiramos. Esta nueva investigación demuestra que la inmensa mayoría de estos plásticos provienen en realidad de las carreteras a las afueras de las principales cuidades y no de la actividad industrial como hasta ahora se había creído. Los investigadores de este estudio han calculado que estas partículas permanecen en el aire casi una semana, pudiendo cruzar océanos, fronteras..

Asimismo han descubierto que el polvo agrícola solo proporciona el 5% de los microplásticos atmosféricos en occidente y lo más llamativo es que las ciudades solo generan el 0.4 %.

Cuando un vehículo rueda por la carretera, pequeñas partículas salen disparadas de sus neumáticos, los cuales están compuestos en parte por cauchos sintéticos que podrían considererarse microplásticos. Esto es poco probable que ocurra en las cuidades, donde debido a los edificios y a la conducción más lenta hay menos agitación de partículas; pero sí es más probable en carreteras y autopistas donde hay más espacio abierto y la velocidad de los vehículos es mayor.

El modelado atmosférico es fundamental para comprender cómo se mueven los microplásticos entre los difierentes ambientes, ya que actualmente se encuentran en cualquier medio y es muy difícil saber de dónde proceden realmente.

EFECTOS SOBRE EL PLANETA

Actualmente existe déficit de gestión en las depuradoras y muchos de estos plásticos acaban en el mar; por otro lado, el material de las ruedas y con el que se construyen las carreteras tampoco ayuda.

Muchos de los organismos y animales no solo de mares y océanos, sino de los medios rurales también se ven gravemente afectados. Estos microplásticos se van acumulando en su sistema digestivo principalmente y pueden llegar a morir, por lo que poco a poco se va reduciendo la biodiversidad. Por otra parte, nosotros también podemos estar ingiriendo a los animales que tienen en su sistema digestivo estos microplásticos, lo que puede traducirse en intolerancias, ciertos tipos de cáncer… Según la FAO hay microplásticos en 800 especies marinas.

De todas maneras, aún quedan muchas preguntas por contestar ya que afortunadamente es un tema que aún se está investigando y todavía no sabemos con exactitud el daño real que estas partículas están haciendo a nuestro entorno y al ser humano.

Fuente: National Geografic

¿Qué podemos hacer?

Todos podemos aportar nuestro granito de arena para evitar que cada vez haya más y más microplásticos en nuestros océanos, nuestra fauna, nuestro organismo…

Hay muchas acciones que podemos llevar a cabo en nuestra vida cotidiana.

-Mirar las etiquetas de nuestros productos de limpieza e higiene personal: muchos de ellos contienen microplásticos que son vertidos a la red de saneamiento y acaban en el mar. Tener especial cuidado con ciertos componentes como la oxibenzona, el octocrileno y el octinoxato entre otros.

-Cambiar las bolsas de plástico por bolsas de tela, cestas… Las bolsas de plástico al fragmentarse acaban dando lugar a los temidos microplásticos.

Lo mismo pasaría con las botellas de plástico. Además estas tardan unos 500 años en desaparecer. Pásate a la botella de cristal u otro material más sostenible.

-Siempre que puedas compra a granel. Los envases en estas tiendas son de papel o similares, así evitaremos abusar del plástico en los envoltorios.

-Pásate a los tápers de vidrio o acero inoxidable. Además, cuando calientas la comida en estos envases plásticos se liberan sustancias tóxicas.

-Evita los globos en fiestas y celebraciones.

-Pasa de las pajitas y los bastoncillos de plástico; hay alternativas más sostenibles que hacen la misma función.

-Intentar reducir el uso del coche particular y siempre que se pueda apostar por el transporte público , bicicleta….

CONCLUSIÓN

Y en general, evita los plásticos de un solo uso, que permanecen en nuestras manos durante un momento y después años y años en la naturaleza si no están bien tratados. Porque ¿ sabías que en España solo un 30 % de los que se recoge en el contenedor amarillo se recicla? Todo esto nos lleva a la idea de que lo mejor que podemos hacer es reducir. Tal y como explicamos en artículos anteriores lo mejor es reducir, si no se puede, reutilizar y si ya no queda más remedio, reciclar.

Depdende de todos conseguir que este sea un planeta un poco más amigable para vivir y sobre todo más sano . El ser humano es la única especie que se tira piedras sobre su propio tejado….

close

Hola 👋
Un placer conocerte.

Si te gusta lo que ves apúntate a nuestro ecoboletín mensual.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

leer más