ecoideas

Ecoideas para llevar una vida más sostenible y cuidar del planeta Tierra. Las sugerencias que te hacemos están relacionadas con pequeños hábitos que puedes cambiar en tu día a día y que a la larga tendrán un impacto muy positivo en tu entorno natural y, al mismo tiempo, en tu salud y la de tu familia.

Sabemos que te importa el medio ambiente, que quieres ir al campo y encontrar todo limpio, que los ríos estén libres de basura y que las playas estén lo más salvajes y libres de residuos posible. También sabemos que la suma de millones de personas cambiando sus rutinas para consumir de un modo más responsable es una de las claves para lograr un planeta mucho más sostenible. Nuestras ecoideas te ayudarán a dar esos pequeños pasos hacia un cambio de consumo. Sabemos que romper con los hábitos a veces se hace duro, por eso estamos aquí, para ayudarte en el proceso.

la otra cara del carnaval

LA OTRA CARA DEL CARNAVAL

Introducción

Desde el 8 al 14 de febrero se celebra una de las fiestas más populares y divertidas del año, los Carnavales. Sin embargo, estas fiestas repletas de cabalgatas y comparsas traen consigo un aumento del consumo y, por ende, un aumento de la cantidad de residuos desechados generando un gran impacto en nuestro entorno.

Pre-Carnaval

La primera actividad con la que comienzan estas fiestas es con el ritual de pensar en el disfraz del año. Es aquí donde comienza el despilfarro. Normalmente la gente tiende a disfrazarse a la última moda, lo que hace que sea necesario cambiar de disfraz todos los años, algunos incluso llegando a utilizar un disfraz diferente cada día que sale. El problema de esto es que, en el mejor de los casos, todos esos disfraces inservibles terminan en nuestro fondo de armario ocupando espacio, en el peor, terminan siendo desechados generando toneladas de residuos anuales en textil y plástico procedente de los accesorios.

La forma de evitar esto empieza en la planificación. Lo primero que se puede hacer es intentar pensar en ideas atemporales y que verdaderamente nos gusten, para evitar que estas puedan perder la gracia o el sentido con los años, y que de esa forma sea más fácil reutilizar el mismo disfraz durante diferentes años. Además, cuanto con más tiempo se planifique más fácil será encontrar productos de calidad que duren.

Otra cosa que tener en cuenta es que siempre será mejor si customizamos nosotros mismos el disfraz que si lo compramos ya hecho, puesto que, en la mayoría de los casos, estas prendas no suelen tener buena calidad y suelen estar montados en una sola pieza, imposibilitando la reutilización de algunas prendas para poder generar un nuevo disfraz. También hay que tener en cuenta que, de esta forma, es más fácil poder utilizar prendas que ya tengamos en casa, además de sentirnos más cómodos.

Como último punto relacionado con este aspecto, otra forma de reducir este desecho es pedir prestados disfraces a amigos o familiares, y de la misma forma, prestar los nuestros a otras personas, evitando así cansarnos de usar siempre los mismos disfraces.

Post-Carnaval

Las dos noches de Carnaval dejaron un total de 12.000 kilos de basura”, los trabajadores recogieron cientos de kilos de basura en siete horas” o “necesario dispositivo especial de limpieza durante los días de Carnaval” son algunos de los titulares que se pueden ver tras la celebración de Carnavales año tras año.

A lo largo de estas fechas la cantidad de residuos aumenta de forma considerable. Debido a que la gran mayoría de la gente pasa el día en la calle, se generan muchísimos kilos de desechos de alimentos y bebidas, restos tóxicos de disfraces, purpurina o restos de maquillaje, entre otros, que acaban en el suelo de las calles.

Además, gran parte de los residuos generados (siendo plásticos la mayoría) pueden acabar en el alcantarillado de la ciudad, pudiendo acabar en el mar generando graves problemas sobre los ecosistemas marinos. Aparte de la contaminación del agua debido a los tóxicos procedentes de los materiales plásticos, los animales pueden quedarse atrapados o enredados en los mismos o incluso ingerirlos pudiendo entrar en la cadena alimentaria.

Fuente: el correo

Otro problema ambiental procedente de los Carnavales es la contaminación del aire debido a los fuegos artificiales que se emplean. Estos liberan dióxido de azufre y monóxido de carbono, dos químicos contaminantes que pueden afectar de forma negativa en la salud del ser humano y medioambiental.

Conclusión

Pasarlo bien no es sinónimo de despilfarro y contaminación, por ello, estos carnavales llamamos a la concienciación.

Por un lado, procura tener un pequeño fondo de armario con un par de disfraces que puedan reutilizarse y modificarse sin la necesidad de producir más residuos, te sentirás más cómodo y harás un favor al planeta. Por otro lado, cuando ya estés de fiesta, procura no utilizar vasos desechables y deposita los residuos que generes en los contenedores correspondientes, de esta forma, además de contribuir al reciclaje y reducir la contaminación también harás un favor a los servicios de limpieza del día siguiente, facilitándoles el trabajo a realizar.

el coste social y medioambiental de la ropa barata

EL COSTE SOCIAL Y MEDIOAMBIENTAL DE LA ROPA BARATA

Introducción

Ya es enero y eso es sinónimo de rebajas en moda. Muchas personas se lanzan a la calle o al centro comercial en busca del «chollo» . Unas veces por necesidad, otras por capricho…. En la mayoría de los casos son días de compras sin medida, ya que afortunadamente gran parte de nosotr@s tenemos de todo y muchas veces compramos porque está rebajado y no porque realmente lo necesitemos. Además la mayoría de estas compras las hacemos en tiendas donde su producto es el «fast fashion».

Desde Ola sin Plástico queremos haceros pensar en todo el proceso por el que tiene que pasar una prenda, desde que se fabrica hasta que ya la retiramos. Todo esto tiene un impacto, tanto social como ambiental; os contamos a continuación.

Fast fashion

Lo primero que haremos es definir qué es la «Ropa Rápida» o «Fast Fashion». Según datos de AEMA, cada europeo compra al año 6 kg de ropa y casi la mitad de lo que compramos lo desechamos antes de llegar al año. Este el concepto de ropa rápida. Consumimos mucha ropa en poco espacio de tiempo. A esto hay que sumarle que la mayoría de estas prendas son de baja calidad, hechas con frecuencia con tejidos sintéticos como el poliéster, lo que hace que no sean duraderas y las tengamos que retirar pasado poco tiempo.

Coste social

Este es un tema que daría para otro artículo así que intentaremos ser breves.

La mayoría de esta ropa se fabrica en países donde las condiciones laborales están muy por debajo de lo que debería ser. Sobre todo mujeres pero también niñ@s trabajan a destajo durante muchas horas al día por un sueldo miserable.

Seguro que recordáis la catástrofe que ocurrió hace años en Bangladesh donde un edificio de ocho plantas que albergaba varios talleres de industria textil se derrumbó.

Los trabajadores ya habían dado la voz de alarma de que algo no iba bien pero los dueños les obligaron a seguir trabajando. Muchas personas fallecieron.

Podéis visitar la página ropalimpia.org para informaros sobre las asociaciones trabajan para mejorar las condiciones laborales y empoderar a las personas que trabajan en la industria global de la confección.

Coste medioambiental.

Cada vez más datos corroboran que la industria textil es una de las más contaminantes del planeta y esto está influyendo en el cambio climático.

Se produce contaminación en todas las «etapas» : desde la fabricación de la prenda, transporte de la misma, uso y desecho.

Fabricación

El sector textil ocupa el tercer puesto entre los sectores que más agua consumen y con mayor uso de suelo. La mayor parte del impacto medioambiental se produce durante la fabricación, es decir, desde la extracción de materiales hasta que sale de la fábrica.

Por ejemplo, para elaborar cada par de pantalones vaqueros se emplean más de 3000 litros de agua. Una camiseta, unos 2700 litros…

Además, los tintes utilizados son vertidos tóxicos que contaminan todo a su paso

Por otra parte, el material del que están hechas nuestras prendas también influye en el medio ambiente.

Las prendas sintéticas vienen de los combustibles fósiles con la contaminación que ello conlleva. Lo que ocurre es que son más baratas y fáciles de adquirir.

Los 2 materiales sintéticos más utilizados son el nailon y el poliéster.

El nailon crea óxido nítrico, un gas de efecto invernadero 310 veces más potente que el dióxido de carbono.

El poliéster utiliza grandes cantidades de agua para su refrigeración y los lubricantes utilizados en su producción son muy contaminantes.

Por otra parte, la extracción de materias primas naturales como el algodón conlleva un coste ambiental significativo. Su siembra va de la mano con el uso de pesticidas y fertilizantes perjudiciales para el suelo.

Además durante la producción se utiliza energía que se traduce en emisiones de CO2.

Fuente: Sostenible o sustentable

Transporte

La industria de la moda rápida necesita el avión como medio de transporte para que su producto llegue cuanto antes al consumidor. En 2022 tan solo en la UE se importaron y exportaron 700000 toneladas de ropa, textiles y calzado por vía aérea. Esto equivale a unos 20 vuelos diarios únicamente con artículos de moda.

Un dato sorprendente es que la mayor parte de este transporte aéreo se produce en España con Inditex como uno de sus principales clientes. Esto provoca grandes emisiones de CO2 a la atmósfera.

Según un informe de la Conferencia de la ONU, «la industria de la moda produce más emisiones de carbono que todos los vuelos y envíos marítimos internacionales juntos»

Utilización

Seguimos con nuestra «ruta» por las etapas de la prenda. Cuando utilizamos nuestra ropa, más bien, cuando la lavamos, si está hecha con materiales sintéticos, estaremos desechando miles de microfibras (microplásticos) por el desagüe. Esto implica la contaminación de nuestros mares y océanos. Según la FAO hay microplásticos en 800 especies marinas. Si queréis saber más sobre este tema podéis leer nuestro artículo sobre microplásticos.

Desecho

Y llegó el momento de deshacernos de esa camiseta, esos pantalones… ¿Porque está viejo? ¿Porque ha pasado de moda? Cada vez los retiramos antes. Según datos de la AEMA no usamos el 21% de la ropa que tenemos y casi la mitad de lo que compramos lo desechamos antes de llegar al año. Está claro que lo que menos impacto genera es alargar la vida útil de la prenda.

La manera que tenemos de deshacernos de nuestra ropa no deseada ha cambiado a lo largo de los años. Anteriormente había una tendencia a donar entre familiares y amigos. Actualmente esto no se da tanto también en parte porque la mala calidad de ciertas prendas hace inviable continuar usándola. Globalmente menos del 1% de la ropa se recicla. Existe una «necesidad» de mezclar varios tejidos y una tela mezclada no se puede reciclar.

Los tejidos sintéticos son reciclables pero no biodegradables.

Por otra parte, muchos solemos pensar que meter nuestra ropa usada en los contenedores dispuestos para ello hará que esta sea utilizada por personas con menos recursos. La realidad es que muchas de estas prendas acaban en contenedores en países poco desarrollados convirtiéndose en verdaderos vertederos.

Fuente: El periódico. Vertedero de ropa barata

Para pensar…

Con toda esta información, desde Ola sin Plástico os animamos a ser un poco más sostenible con la ropa que adquirimos. Por eso nuestro consejo siempre será reducir el número de prendas que compramos (llama mucho la atención la cantidad de ropa que compramos y no la sacamos del armario); solo basta con pensar ¿realmente lo necesito? También reutilizar la que ya tenemos. Un ropa de calidad siempre nos durará más y en mejores condiciones que una tela barata que nos haya costado unos pocos euros. También podemos cuidar la ropa durante el lavado con detergentes no abrasivos y escoger telas ecológicas.

Si este tema os interesa os animamos a que entréis en la página carrodecombate.com, donde os explicarán más sobre la «moda basura» y encontraréis artículos muy interesantes sobre este y otros temas.

¡Cuidar de lo que más queremos no tiene precio!

El Grinch de las navidades

EL GRINCH DE LAS NAVIDADES

Introducción

Todos recordamos al Grinch, aquel personaje representado como un duende verde cascarrabias obsesionado con fastidiar las Navidades. Evidentemente, esto es una fantasía irreal; sin embargo, se podría decir que a día de hoy existe un “ser maligno” similar: el aumento desmesurado de consumo característico de esta época.

Consumo Excesivo

Es indudable que durante las Navidades el consumo se dispara, lo que tiene un impacto negativo directo sobre el medioambiente. Las tradicionales comidas y cenas desmesuradas, junto con las compras navideñas para comprar regalos para toda la familia y amigos, se unen a la euforia del famoso Black Friday, impulsando a la sociedad a un consumismo sin medida que cada año comienza antes.
De esta forma,días como el Black Friday favorecen una forma de consumo a gran escala no sostenible, generando millones de residuos que aceleran el deterioro del planeta empeorando la crisis climática a la que nos enfrentamos.

Fuente: El porvenir

Luces de Navidad

A esto habría que añadir el hecho de que,desde finales de noviembre hasta el día de Reyes, el alumbrado navideño inunda las calles, plazas y edificios en todas las ciudades del país. Cada año se están llevando a cabo mayores medidas de ahorro energético;sin embargo,el derroche energético que se da en estas fechas sigue siendo una realidad a día de hoy.
Estas luces navideñas están encendidas durante 6 horas diarias, aumentando a 8 horas diarias los fines de semana y días festivos, lo que genera un gran gasto energético y emisiones de gases de efecto invernadero ya que la mayor parte de la electricidad empleada proviene de fuentes fósiles.
Todo esto genera una contaminación lumínica que tiene efectos directos e indirectos sobre el ser humano y el medio ambiente.Por una parte, puede perturbar la intimidad y salud de las personas provocando insomnio o daños en la visión debido a los deslumbramientos.Por otro lado, en cuanto a los efectos ambientales, cabe destacar la perturbación a los ecosistemas y ciclo de vida de diferentes insectos, además del resplandor luminoso nocturno, también denominado como sky glow, que se trata del brillo en el cielo que se aprecia durante las noches en los núcleos urbanos debido a la luz artificial de los sistemas de alumbrado. Además, cabe destacar el consumo energético que se da en los hogares con todas las luces de decoración (en la fachada,el Belén,el árbol de Navidad,etc…).

Fuente: Instituto para la sostenibilidad en Bizkaia.

Todo esto se da al mismo tiempo que las campañas de concienciación sobre la pobreza energética, lo cual parece paradójico dado que, según datos de Eustat de 2020 el 9,1%de la población española no puede pagar la factura energética y termina optando por no encender la calefacción durante las noches más frías de invierno.

Alternativas

Para poder hacer frente a este consumismo excesivo y derroche energético que se da en estas fechas navideñas existen una serie de medidas que se pueden llevar a cabo,tanto de forma individual como a nivel global:

Acotar el uso de las luces navideñas, encendiéndolas únicamente los días festivos y reduciendo el número de horas diarias que estén activas.

– Utilizar bombillas LED.

– Optar por comprar productos de segunda mano, para hacer frente al gasto y fabricación de nuevas materias primas.

– Regalar bienes no materiales (entradas a conciertos,visita a museos,etc.)

Evitar realizar compras compulsivas impulsadas por el ambiente.

Conclusión

Como se ha visto reflejado en el artículo, estamos inmersos en un consumismo constante que se incrementa en épocas festivas como las Navidades,lo que afecta de forma negativa tanto al medio ambiente como al ser humano.
Parece mentira que en pleno siglo XXI nueve de cada diez personas no se puedan permitir tener la temperatura mínima que recomienda la Organización Mundial de la Salud en los hogares en invierno, mientras que por otro lado se está derrochando la energía. Estamos viendo cómo la crisis climática avanza a pasos agigantados y,en vez de poner soluciones a esto, parece que nuestro único problema es ser la ciudad mejor iluminada y con el árbol navideño más grande en estas épocas.

turismo de masas: insostenible para el planeta

TURISMO DE MASAS: INSOSTENIBLE PARA EL PLANETA

Introducción

Ya estamos en septiembre. Vuelta a la rutina, preparativos para el próximo curso… es buen momento para hacer balance del verano; recordar esos sitios nuevos que hemos visitado, las personas con las que nos hemos cruzado…en general, recordar esos buenos momentos para poder enfrentarnos a los próximos meses y pensar en las próximas vacaciones, ¿dónde iremos? ¿Cuándo podremos organizarlas? Desde Ola sin Plástico os animamos a que a esas preguntas que nos surgen cuando pensamos en las vacaciones, les añadamos una más. ¿Puedo viajar de manera más sostenible?

Turismo masificado

El auge del turismo internacional se produjo entre la década de los 50 y los 70. Las llegadas de turistas internacionales pasaron de 25 a 222 millones de personas.

El nacimiento del turismo sostenible se puede situar cronológicamente durante la década de los 90, cuando el impacto provocado por un turismo masificado comienza a tener efectos socioeconómicos en la sociedad.

Está claro que el turismo es uno de los motores de desarrollo más importantes en España y en otros muchos lugares del mundo. Pero los beneficios económicos que produce no deberían ser excusa para poder plantear otro tipo de turismo más sostenible y más amigable no solo con el planeta, sino con los habitantes de ese lugar al que todos queremos ir. La expansión del turismo ha ido acompañada de un aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero provocado en su mayoría por ciertos medios de transporte tales como los aviones y los cruceros.Según un estudio de Transport & Environment el mayor grupo de cruceros del mundo emitió en 2017 diez veces más dióxido de azufre que todos los coches de Europa. Además, esta clase de turismo provoca un consumo excesivo de energía y una sobreexplotación de los recursos naturales.

Por desgracia estos últimos años hemos podido ver cómo ciudades muy auténticas se han convertido en centro de este turismo de masas; he aquí un par de ejemplos:

-Venecia

Hace 50 años vivían en esta ciudad cerca de 11 mil personas, en la actualidad solo quedan 55 mil. Todas estas almas han sido en su mayoría desplazadas debido a este turismo masificado que además suele estar unas horas o como mucho un día. A todo esto hay que sumarle la entrada de cruceros que están degradando la biodiversidad de la laguna y dañando estructuras de la cuidad de siglos de antigüedad.

-Barcelona

Es una de las ciudades más visitadas de España. En 2019 recibió 8,5 millones de turistas, el doble que en 2005. Esto ha hecho que el precio de la vivienda haya aumentado de manera desproporcionada debido a la aparición de plataformas como Airbnb, Homeaway…

Hay muchos más lugares en el mundo en los que estos casos están ocurriendo. Muchas veces elegimos destino influenciados por lo que vemos en redes sociales, en las series, en el cine…. Esto ha provocado verdaderos desastres y masificaciones en lugares donde anteriormente los habitantes, la flora y la fauna del lugar gozaban de una vida tranquila y sin aglomeraciones. Parece que a much@s más que el destino en sí solo les interesa hacerse la foto.

Fuente: La Vanguardia

Turismo sostenible y características

Por todo esto es muy importante el concepto de turismo sostenible.

Esta manera de viajar se caracteriza porque persigue desarrollar actividad generando un impacto mínimo sobre el medio ambiente. Su clave es que la explotación de un recurso sea por debajo del límite de renovación del mismo.

Caracaterísticas:

Sostenibilidad ecológica y medioambiental. Sin ecosistema no hay turismo. Solo conservando los recursos naturales y cuidando la diversidad biológica es posible que pueda haber turismo. Cada verano vemos cientos de pueblos que duplican o triplican su población; esto supone un mayor consumo de agua, más recursos para la limpieza y retirada de basuras… muchos no están preparados para ello.

Sostenibilidad social. Cuidar a la personas que viven en ese lugar para que puedan desarrollar allí su proyecto de vida y no tengan que huir debido a un turismo desenfrenado que eleva su coste de vida. En algunos lugares ya existe lo que se denomina “turismofobia”.

Sostenibilidad cultural. Conocer la cultura y las costumbres del lugar que se visita es poner en valor a ese lugar. El respeto a su cultura es fundamental; no hay que intentar imponer nuestra manera de hacer las cosas si queremos que ese lugar siga siendo especial y diferente.

-Sostenibilidad económica. Garantizar actividades económicas que perduren en el tiempo. De nada le sirve a ese lugar que durante el verano o en ciertas épocas del año se mueva mucho dinero mientras en otras temporadas los habitantes no puedan trabajar allí y tengan que desplazarse. Se debería poder generar oportunidades de empleo estable.

Fuente: Blogs Udima

Consejos para viajar de manera sostenible

En Ola Sin Plástico ya hemos hablado anteriormente de este tema, pero no queremos dejar pasar la oportunidad de volver a recordar unos consejos a tener en cuenta a la hora de preparar vuestros viajes.

1. Elige el transporte más sostenible.

A todos nos gusta llegar rápido y de la manera más cómoda pero antes de planificar tu viaje piensa en otras opciones a parte del avión y también cómo desplazarte una vez allí.

2.Viaja con menos plástico

Podemos llevarnos nuestra botella para el agua, nuestros cubiertos, bolsas de tela para las compras…

3. No ensucies.

Hay países en los que apenas hay papeleras. Aunque veas que el suelo está sucio y que la gente tira cosas al suelo no lo hagas tú también.

4. Limpia la basura que encuentres en la naturaleza.

Además de servir de ejemplo para la gente que te ve, hay muchos lugares en los que la limpieza no es una prioridad y si dejamos ciertas basuras tiradas eso permanecerá ahí durante años.

5. Respeta los lugares que visitas.

Ya lo hemos comentado antes. Respetar a sus gentes y sus costumbres es fundamental para que ese lugar siga tenendo su identidad.

Aquí también entraría respetar sus espacios naturales y culturales no llevándote nada “de recuerdo”.

Pensando en la próxima escapada….

Con estos datos aportados, que seguro que muchos ya conocías, os invitamos a planificar vuestras próximas vacaciones de una forma más sostenible para el planeta.

Aunque estamos en septiembre y muchos pensaréis que aún queda mucho tiempo para vuestra próxima aventura, ¡está en la vuelta de la esquina! ¡Ánimo!

campaña: por unas fiestas limpias

CAMPAÑA: POR UNAS FIESTAS LIMPIAS

La pesadilla comienza de nuevo

Hace ya varios meses que hemos vuelto a tener una vida relativamente normal, apenas ya usamos mascarillas, con libertad de movilidad, con libertad para poder juntarnos…. Y se han recuperado fiestas y festejos que desde hace tres años prácticamente habíamos perdido.

Este año los carnavales volvieron a ser como los de antes de la pandemia: multitudinarios, divertidos…y sucios… demasiado sucios en algunas localidades…. Nos estamos refiriendo a los carnavales que se celebraron en Sopela el pasado mes de febrero. Allí, cientos de personas atestaron las calles más céntricas de la ciudad para pasarlo bien dejando tras de sí un panorama desolador tras la noche de juerga. Cualquiera que paseara por los aledaños del ayuntamiento al día siguiente pudo contemplar con horror la cantidad de basura: cristales, plásticos, bolsas… que quedaron esparcidos por las calles mientras unos insuficientes servicios de limpieza luchaban por intentar limpiar los restos de una fiesta que se había prolongado durante toda la noche.

Está bien que la gente se divierta y aproveche que hace buena temperatura para estar en la calle. ¿Pero es necesario que dejemos tirados los restos de nuestra fiesta? ¿El problema fue que dejamos todo tirado, o que no tuviéramos dónde tirarlo? ¿Quizás ambas? ¿Qué mensaje estamos dando si nos convertimos en nuestros mayores depredadores actuando como gente incivilizada? Algunos pueden ver esto como algo normal que suele pasar cuando se aglomeran muchas personas para celebrar algo. Pero esto no es para nada normal y lo más importante, es completamente EVITABLE con un poco de educación por parte de l@s ciudadan@s y de acción por parte de las instituciones.

OTROS EJEMPLOS

Situaciones como las vividas en los carnavales de Sopela nos recuerdan mucho a otras fiestas similares acontecidas el verano pasado. Como las fiestas de Elantxobe, donde un botellón multitudinario dejó un rastro desolador de cientos de botellas y bolsas de plásticos que semanas después aparecieron en el mar y en otros puntos de la costa. Ola sin Plástico ya escribió un artículo para denunciarlo. Tienes el enlace aquí por si lo quieres volver a leer.

El problema fue que hubo muchas personas que dejaron allí su basura y esta acabó en el mar a pesar de haber servicio de limpieza. Muchas veces también ocurre que al limpiar la basura o mientras está tirada esta acaba en las alcantarillas y de ahí va al mar. Algo similar sucedió en la Aste Nagusia de Bilbo, donde mucho plástico (entre otras cosas) acabó en la ría y ya se sabe que todos los ríos mueren en el mar. Y al ver esto una parte de nuestra humanidad también murió…

Así quedó Sopela tras los Carnavales

Nos ponemos manos a la obra!

Por este motivo desde Ola sin Plástico nos hemos puesto manos a la obra no solo para denunciar lo ocurrido (esta vez ha sido en Sopela pero pasa en casi todas las fiestas… ), sino para intentar dar una solución a esta problemática que se lleva dando tantos años y que ahora que se avecinan las fiestas de verano por desgracia volverá a ocurrir.

Para ello nos hemos reunido con Bizi Slow y con Sare Berdeak para poder dar voz a todas las personas que estamos preocupadas porque estas acciones se repiten una y otra vez. Queremos poder colaborar con las instituciones (ayuntamientos, diputación, konpartsak…) proporcionando unas herramientas y dando unas ideas que puedan ser útiles para que imágenes como las vistas en Sopela, Elantxobe… no se vuelvan a ver.

Nuestra propuesta: «por unas fiestas limpias«

Así pues, Ola sin Plástico junto con Sare Berdeak hemos hecho una propuesta para poder mandar a los distintos colectivos que tienen implicación en fiestas con el objetivo de intentar reducir la presencia de basura en las calles durante la celebración de eventos festivos. Para ello necesitamos que la Diputación foral de Bizkaia (el territorio donde nos encontramos)así como los ayuntamientos y las distintas asociaciones, hostelería, oficinas de turismo…apoyen esta campaña y la implementen en sus fiestas y eventos especiales. Por su puesto la ciudadanía debería formar parte activa.

Para ello necesitaríamos hacer una evaluación inicial creando un grupo de reflexión y creando un lugar de encuentro para valorar la situación y decidir las medidas más adecuadas.

Previo a las fiestas habría que contactar con los agentes implicados en la organización para explicar la campaña y ver quién se quiere adherir. Habría que dar a conocer la propuesta que hacemos mediante folletos, pancartas…siempre teniendo en cuenta la sostenibilidad, ¡claro! Además de hacer un mapa con la ubicación de los contenedores más cercanos.

Durante las fiestas, se nos había ocurrido que podríamos lanzar mensajes desde altavoces por parte de un equipo de difusión previamente creado. Además, se podrían crear grupos de clasificación si se decide poner un punto limpio y otro grupo para distribuir y colocar folletos y carteles informativos. Una carpa informativa medioambiental estaría genial para crear conciencia entre todos los que vayan a divertirse. Recordemos que divertirse y recoger tu basura son dos tareas que no están reñidas…

Y por último haríamos una evaluación final sobre el impacto que ha tenido la campaña por parte de todos los agentes implicados y también por otros colectivos (vecindario, servicio de limpieza…)

Está claro que un equipo de limpieza potente es crucial en estos eventos, pero lo que queremos nosotras es ir más allá: queremos evitar que todo ese plástico, cristales… o al menos la mayoría, acaben en el suelo.

En este último punto deberíamos valorar si hay algún aspecto que deberíamos mejorar y/o incluir en un próximo evento.

Cartel idea: por unas fiestas limpias

Conclusión

Queremos que este borrador en el que llevamos trabajando meses vea la luz muy pronto y se pueda llevar a cabo lo antes posible. Ahora mismo nos encontramos en fase de diálogo con la Diputación de Bizkaia para poder impulsarlo.

Las fiestas de verano están a la vuelta de la esquina y no hay tiempo que perder. Pero para que todo esto se haga realidad necesitamos de la ayuda de tod@s. Por eso tú, como ser individual puedes comenzar a trabajar por unas fiestas con menos basura. No te pedimos que no disfrutes ni que no salgas a la calle; lo único que hace falta es que no dejes tu basura en el suelo cuando hagas botellón. Que si tu koadrilla te ve tirando los restos en un contenedor seguramente ellos también harán lo mismo y así sucesivamente. De esta manera conseguiremos una cadena humana en la que nos comportaremos como seres civilizados y respetuosos con nuestra ciudad y el entorno que la rodea.

Nuevas incorporaciones

ASOCIACIONES: Ecivis, Nakusarbe, Fridays for Future Bizkaia, Goazen Up, Nasti de plastic Bizkaia.

AYUNTAMIENTOS: Gautegiz Arteaga.

Medios de comunicación

Entrevista en Radio Popular

🎙 ¡Escucha esto! 🎧 ‘Por unas fiestas limpias’: disfrutar y recoger la basura pueden ir de la mano en Radio Popular. Raquel Clemente, asociación Ola Sin Plástico, destaca la labor de difusión y la creación de puntos limpios 📻 https://radiopopular.com/podcast/por-unas-fiestas-limpias-disfrutar-y-recoger-la-basura-pueden-ir-de-la-mano/

¡Anímate a ser parte de esta gran cadena, por unas fiestas limpias !

Natur Etxea, tu tienda ecosostenible en Algorta

NATUR ETXEA, TU TIENDA ECOSOSTENIBLE EN ALGORTA

INTRODUCCIÓN

Este mes hemos tenido el placer de hablar con los propietarios de Natur Etxea; una tienda capitaneada por Mariló y Álvaro situada en la calle Sarrikobaso de Algorta. Ellos han intentado llevar a su negocio una forma de vida basada en la disminución de plásticos y la utilización de productos más sostenibles para nuestro hogar. He de confesar que suelo ir de vez en cuando a hacerles una visita y me encantan todos los productos que tienen que además de ayudar a cuidar el planeta, son de muy buena calidad. Además, ellos conocen muy bien el producto que ofrecen y te aconsejan estupendamente sobre qué producto utilizar y cómo sacarle el máximo partido. Es una tienda de barrio que transmite cercanía y da confianza.

Álvaro y Mariló , propietarios.

La entrevista

¿Cuándo abrió sus puertas Natur Etxea?

Natur Etxea abrió hace algo más de 4 años, en Septiembre de 2018.

¿Qué clase de productos vendéis?

Vendemos productos de limpieza ecosostenible a granel,veganos orgánicos y de procedencia nacional. También tenemos productos para dar alternativa al plástico, de uso cotidiano,desde estropajos y bayetas,hasta compresas de tela. Estamos incorporando cada vez más productos de cosmética sólida y de cercanía. También hay una parte en la tienda donde ofrecemos ambientación y perfume.

¿Cómo ha cambiado el negocio a lo largo de estos años?

En nuestro día a día llevábamos ya tiempo apostando por hacer una vida más sostenible y consciente y vimos que podíamos trasladar esa filosofía a nuestra tienda, que inicialmente era una perfumería. Por eso decidimos introducir productos de limpieza ecológica a granel, dando la posibilidad de reutilizar de esta manera los envases de plástico ya existentes.

¿De dónde proceden los productos? ¿Es difícil encontrar productos de cercanía?

 Buscamos productos de KM. 0,de artesanos y de origen nacional. Hace 4 años no era tan fácil encontrar productos de cercanía, pero cada vez hay más artesanos que venden productos ecológicos y productos en envases sostenibles.

¿Qué es lo que más demanda tiene?

Los productos más demandados son los de limpieza a granel, sobre todo detergente para lavadora,friegaplatos,bicarbonato y vinagre de limpieza. También hay gran demanda de aceites esenciales,jabones y champús sólidos.

¿Cuál es el perfil de la persona que va a vuestra tienda?

Al principio era la gente más joven la que se animaba a comprar a granel, pero ahora hay mucha gente concienciada con el medio ambiente y tenemos clientes de todas las edades.

¿Cómo podemos estar al tanto de vuestras novedades? 

Tenemos instagram y facebook, aparecemos como Natur Etxea y también hay un catálogo que se puede consultar a través de whatsapp 644 770 831.

Eskerrik asko bikote!

Muchas gracias por hacernos más visibles, nosotros seguiremos aportando nuestro granito de arena cada día.

fachada de Natur Etxea

Para terminar…

Desde Ola sin Plástico os animamos a comprar en estas tiendas a granel que afortunadamente cada vez las podemos encontrar con más facilidad en nuestros barrios. Si vives en Algorta o alrededores te animamos a que vayas a Natur Etxea a comprar tus productos de limpieza e higiene personal y si aún no te has decidido a dar el paso para ser más ecosostenible también te animamos a que lo pruebes; seguro que quedas satisfecho con la compra y además estarás haciendo un gesto por nuestro planeta. Puedes llevar tus envases vacíos y rellenarlos allí o bien si te sobran envases en casa, puedes dejarlos allí para que sean reutilizados por otra persona. ¡Reduce tu huella!

leer más