Marieke corriendo una ola

MARIEKE Y SU HISTORIA CON EL MAR

Muchas veces una persona sabe si ha nacido para pasar parte de su vida en el mar. Este es el caso de Marieke y su historia con el mar, que empezó desde sus primeras brazadas siendo pequeña. Bien haciendo bodyboard, bien buceando se siente, y nunca mejor dicho, como pez en el agua. Aquí tienes su historia, sus reflexiones sobre el apasionante deporte del bodyboard, así como de qué acciones lleva en su día a día para vivir en mayor armonía con el planeta.

¿Cómo te llamas y dónde vives?

Me llamo Marieke, que es pequeña María en belga, soy francesa y vivo en Anglet, en el País Vasco del
lado de la frontera francesa. He vivido en Australia, en Mongolia y 10 años en Perú, y hace tres años
que he vuelto por acá. Soy traductora, profesora de francés para extranjeros y masajista.

Marieke, ¿qué crees que te animó a practicar este deporte?

De chiquita había hecho windsurf y siempre me ha encantado estar en agua, era muy difícil sacarme
del agua cuando era chiquita. Había corrido longboard en el 2007 antes de irme a vivir a Mongolia y
me había gustado también. Luego de una ruptura con un hombre tóxico, de esas de las que te
escapas viva por las justas, empecé a hacer yoga y una amiga peruano-francesa corchera me incito al
agua.

Marieke nos habla de su pasión por las olas
Marieke en uno de sus viajes

¿Desde qué sentimiento sigues practicándolo?¿Qué es lo que más te motiva?

Me da mucha alegría correr olas, además a veces voy sola y conozco a gente en el agua, o me encuentro con amigos. Me libero, me limpia y sobre todo me energiza.

¿Dónde sueles practicar bodyboard?¿Tienes algún lugar preferido?

A ver, en Anglet, donde vivo hay una ola que se llama Les Cavaliers, que es bien honda como para corcheros, en Les Landes también hay, pero hasta ahora no me meto, siento que no tengo el nivel
sobre todo en invierno, me da cosa entrar sola, aunque a veces es la única manera y lo hago. Yo empecé hace cinco años y tengo 42 años. Tengo suerte porque mi cuerpo es fuerte, mido 1m74 por 67 kilos, pero tampoco soy así super deportista que digamos.
A mi me gusta La Barre en Anglet. El agua esta sucia, pero es una izquierda y no tienes que hacer patos, me gusta y están mis amigos allí. Hay un lugar que me gusta cuando todo esta pasado, que está en la entrada de San Juan de Luz, y se llama Erromardie. También Bidart me gusta, el agua en verano es turquesa, me encanta.

¿Tienes alguna persona referente?

Tengo a Salvador que es corchero acá y tiene un mejor nivel que yo y me motiva a entrar al agua, y también hay chicas muy lindas pero son muy pocas, y tengo otros que corren longboard que son Peio, Laurent, Callaghan, Pierrot… Son hombre muy buenos y muy alentadores, no hay ni una pizca
de machismo en ellos. Y si no, tengo a Amelie, a Lorie… en Perú también tenía a Ron, a Pool y a Adolfo
y Itzi
que me hizo conocer a “olas sin plástico”.

Mi lógica es no comprar lo que no necesito. Esa idea de comprar cosas para hacernos felices es una tontería. A mí, por ejemplo, lo que me hace feliz es ir a surfear, ver el mar, estar con la naturaleza, compartir con mis amigos y familia.

Marieke

¿Cuál ha sido tu mejor momento en el agua?¿Recuerdas alguno en especial?

Después de 10 años en el Perú, me fui un año y medio mochileando con mi bodyboard hasta México, para conocer, surfear y bucear sola. Y recuerdo que en Costa rica y en Hawai casi me muero por meterme en olas demasiado altas, pero mi mejor momento fue en Nicaragua, en Popoyo. Al principio
no me atrevía a meterme, el nivel de los chicos era alto, no había chicas… Pero un día me metí. Y luego todos los días me metía. Y una vez corrí una ola grande, y ni me di cuenta de lo grande que estaba, de repente mas de 1m50, ¡¡porque parecía que nunca iba a terminar esa ola!!! y un chico que estaba ahí me dijo “¡¡sí era grande esa ola!!” y me sentí muy orgullosa.

Marieke corriendo una ola
Marieke deslizándose por una ola

¿Crees que el bodyboard está un poco invisibilizado en el mundo del deporte?

La moda es el surf ahora, no entiendo por qué el bodyboard tiene tan poco jale. La verdad que esincreíble este deporte, las sensaciones que te da, el cuerpo que te da también… siento que tengo 10 años otra vez y me da muchísima fuerza, mucho coraje, mucha felicidad y adrenalina.

Marieke, después de escuchar tu historia con el mar ¿qué le dirías a alguien que nunca ha cogido una ola para que se animase a practicar bodyboard?

Intentar y abrirse a algo nuevo, ir con un amigo, estar al tanto de sus sensaciones y sobre todo, aprender a leer el mar.

Cambiando el tema hacia la situación que vive nuestro planeta…¿Has hecho algún cambio en tu día a día para reducir la contaminación y los plásticos?

Claro, desde que surfeo y buceo, me doy cuenta de la cantidad de plástico que hay en el mar, me da asco. En Útila en Honduras, o en los Galápagos por ejemplo, había mucho plástico y estábamos en lugares donde viven muchos animales salvajes como leones de mar, tiburones y tortugas.
Yo hago mi propio detergente con jabón negro, para la casa y para lavar la ropa. Intento ir al mercado a hacer mis compras en vez de ir al supermercado, compro ropa o muebles de segunda mano en Vinted y Marketplace. No compro casi nada nuevo y tengo mucho cuidado con lo que compro. Mi lógica es no comprar lo que no necesito. Esa idea de comprar cosas para hacernos felices
es una tontería. A mí, por ejemplo, lo que me hace feliz es ir a surfear, ver el mar, estar con la naturaleza, compartir con mis amigos y familia.

¿Te apetece mandar un último mensaje para las personas que te lean?

Sigue tu intuición. Y supera tus miedos. Lo mejor esta por llegar.

Marieke y su historia con el mar, no es una historia cualquiera, es un trocito de vida, de una vida que quiere salirse de la norma, del consumo desmedido, de una vida que quiere ser disfrutada. ¡Muchas gracias por tus palabras, Marieke!

close

Hola 👋
Un placer conocerte.

Si te gusta lo que ves apúntate a nuestro ecoboletín mensual.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

2 comentarios en “Marieke y su historia con el mar”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *